24 agosto 2019
  • Hola

Las Claras, una joya por descubrir

La intervención sobre las humedades y la mejora de la accesibilidad al espacio recupera la vigencia de uno de los museos más desconocidos de la ciudad que permite tener a centímetros el artesonado mudéjar

21 jul 2019 / 20:00 H.

La intervención que está realizando la Junta de Castilla y León en el convento de Las Claras para solucionar las humedades recupera la vigencia de uno de los museos más desconocidos de la capital del Tormes. Si se atiende a la cifra de visitantes del pasado año aportadas por la Junta de Castilla y León, encargada de la gestión de la zona museística, fueron solo 4.460 las personas que optaron por visitar el museo que permite observar joyas del siglo XIII. Solo el Cerro de San Vicente tuvo menos visitantes, frente a la visita a las torres de la Catedral o ‘Ieronimus’, la joya de la corona con 143.770 personas.

Las vistas que el turista puede observar hoy son el resultado de la gran intervención que se realizó a finales de los años 80 que permitió sacar a la luz una infinidad de murales de los siglos XIII al XVII, pero sobre todo recuperar el primitivo artesonado mudéjar original que fue cubierto por una bóveda barroca en el siglo XVIII.

La intervención, tal y como se puede apreciar en las fotografías que acompañan el artículo, permite al visitante estar a escasos centímetros de un artesonado original del siglo XIII gracias a un sistema ingenioso de pasarelas que permite observar todos los detalles, incluso las críticas veladas a los personajes de la época que aparecen descritas a través de alegorías. “Es uno de los pocos sitios en España que tiene al alcance de la mano uno de los artesonados más antiguos”, explica la guía turística que acompaña a los visitantes que acceden en el periodo que la parte museística abre al público.

Ésta comprende el coro alto y el coro bajo donde se encuentran los frescos originales con la vida y obra de los mártires. En el interior del convento, no visitable, se mantiene la vida en clausura de las diez religiosas clarisas que lo habitan en la actualidad.

Frente al resto de miradores que existen en la ciudad como pueden ser ‘Ieronimus’, ‘Scala Coeli’ en La Clerecía o la recién estrenada terraza en el convento de San Esteban también en la parte superior del convento hay uno de los miradores más desconocidos para contemplar la ciudad en el torreón de Las Claras desde donde se posee unas vistas privilegiadas de La Catedral, La Clerecía o el convento de San Esteban. No obstante, la presencia de las rejas aunque no dificulta la visión, sí lo hace a la hora de sacar fotografías. Al artesonado se le suman detalles de la vida monacal, así como una exposición

El museo conventual de Las Claras se abre todos los días siempre con horarios de visitas acompañadas. Las visitas son de lunes a viernes a las 09:35, 10:30, 11:50 y 12:45 en horario de mañana y en horario de tarde a las 16:20, 17:15 y 18:10 horas. Sábados, domingos y festivos solo se realizan en horario de mañana a las 09:35, 10:30, 11:40, 12:30, 13:20 y 14:10 horas.