19 julio 2019
  • Hola

La salmonela, culpable en Salamanca de las intoxicaciones alimentarias

Esta bacteria ha protagonizado tres de los cuatro casos detectados en el último año y medio

14 jul 2019 / 16:29 H.

Más allá del temido anisakis, que se ha hecho popular en los últimos meses por la gran cantidad de problemas alimentarios que genera, la salmonela es la principal causa de las intoxicaciones alimentarias que han tenido lugar en Salamanca recientemente, según los datos facilitados por el Servicio Territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

Se trata, no obstante, de brotes menos comunes de lo que parecen. En el último año y medio, en la capital del Tormes se han registrado cuatro intoxicaciones de transmisión alimentaria: una en lo que va de año y las otras tres a lo largo de 2018.

El año pasado, una intoxicación alimentaria en una familia provocó que dos personas fueran hospitalizadas. En el análisis posterior, los técnicos identificaron a la salmonela enteriditis como la culpable.

No fue el único caso de salmonela. Un brote afectó a cuatro de los diez miembros de otra familia, aunque en esta ocasión no hubo que recurrir a la hospitalización de los afectados. Tampoco se determinó epidemiológicamente cuál fue el alimento implicado. Las cuatro personas fueron atendidas en el Complejo Asistencial de Salamanca, donde se determinó que la bacteria salmonela typhimurium y la yersinia enterocolítica (una bacteria poco común en los humano, aunque sí es más habitual en animales) estaban detrás de la intoxicación.

Otro caso de transmisión alimentaria en la ciudad -también en 2018- provocó que 15 personas acudieran a Urgencias con síntomas leves de intoxicación. En este caso se etiquetó como enfermedad intestinal de origen desconocido.

En los últimos meses, otro brote en un local de restauración afectó a cinco personas. Dos de ellas terminaron hospitalizadas y se diagnosticó como salmonela, aunque no se pudo especificar el alimento mediante el que la contrajeron.

Por casos como estos, que se dan a menudo en todo el país, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ofrece en su último informe una serie de consejos para extremar la higiene y conservar bien los alimentos. OCU señala que durante las vacaciones las costumbres se relajan y en ocasiones se llegan a descuidar las medidas de higiene. A los descuidos se suman las altas temperaturas propias de las fechas, que favorecen el crecimiento de microorganismos en los alimentos. Además, la cadena del frío se puede romper más fácilmente, provocando que los alimentos se estropeen con más rapidez. Cada producto tiene unas indicaciones concretas para su correcta conservación, por lo que se recomienda leer el etiquetado de cada producto.

También es fundamental conservar la comida a una determinada temperatura para evitar intoxicaciones. En el caso de los alimentos que se almacenan en la nevera, la carne y el pescado deben mantenerse entre 1 y 4ºC (en la zona en contacto con el congelador, puesto que es la más fría) y el resto de alimentos entre 5 y 8ºC. No sucede lo mismo con la comida que hay en el congelador, puesto que se debe mantener por debajo de -18ºC para una correcta conservación.

PALABRAS CLAVE