18 septiembre 2020
  • Hola

La pandemia reduce la cifra de pensionistas a niveles de hace 3 años

La enfermedad ha golpeado a los más mayores, lo que ha supuesto que ahora haya 1.044 perceptores menos en Salamanca que en febrero | Se trata de la mayor caída de la historia

03 ago 2020 / 22:15 H.

El proceso de envejecimiento en el que está inmerso España y sobre todo Salamanca había supuesto que el número de pensionistas no parara de crecer. Los últimos años muestran que la tendencia, salvo algún mes aislado, era continuamente ascendente, al menos desde 2005, cuando la Seguridad Social ofrece datos provincializados. Una evolución que cambió por completo a partir de marzo en Salamanca por el impacto que ha tenido el coronavirus entre los más mayores. Las consecuencias de la enfermedad se han traducido en el mayor descenso de perceptores de una pensión de la historia salmantina, que han retrocedido a niveles de hace tres años, una cuestión impensable hace solo unos meses.

El imparable aumento de las pensiones se ha visto frenado por una causa imprevista. A partir de marzo, Salamanca ha encadenado cuatro meses consecutivos con una caída de la cifra de perceptores, debido a que las bajas por fallecimientos superaban con creces las nuevas altas. De las 75.779 personas que cobraron en febrero una prestación de la Seguridad Social se ha pasado a las 74.734 del pasado mes de junio. Una disminución de 1.044 que jamás se había registrado en la historia reciente y que ha devuelto a la provincia a la situación que tenía en 2017.

La consecuencia de la pandemia ha sido de tal calado que por primera vez en la serie histórica la cuantía que ha de destinar el Gobierno para pagar las pensiones en Salamanca ha descendido. Si en febrero abonó 75 millones de euros, en junio el montante ha sido de 74,4 millones, 600.000 euros menos. Hay que recordar que si la cifra de pensionistas siempre ha ido en ascenso en los últimos 15 años, al llegar a la edad de jubilación las generaciones del “baby boom”, el gasto para pagar esas prestaciones que tenía que hacer la Seguridad Social crecía a un ritmo aún mayor, ya que la pensión media de los nuevos jubilados es superior a la de los que causaban baja por fallecimiento.

Colapso de citas. La pandemia también está influyendo de manera indirecta en la bajada de pensiones, no solo a través del mayor número de fallecimientos. Durante mucho tiempo la Seguridad Social solo gestionó trámites a través de internet y, aunque ahora ya están abiertas sus sedes, conseguir una cita para realizar las gestiones de manera presencial resulta una tarea imposible. La Subdelegación del Gobierno de Salamanca reconoce el problema, aunque aclara que las dificultades para poder acudir a la Seguridad Social se dan en toda España, más aún al coincidir ahora con el periodo de solicitud del nuevo Ingreso Mínimo Vital establecido por el Gobierno. Al menos la tramitación telemática se está desarrollando con normalidad, según apunta el presidente de los graduados sociales, Ángel Castilla. Eso sí, señala que todavía hay muchas personas que prefieren gestionar la solicitud de la pensión presencialmente y que ahora se han visto sorprendidas por la falta de citas previas.

El momento tampoco es el mejor de la Seguridad Social, cuya plantilla es escasa, como demuestra que por segundo año consecutivo tienen prohibido participar en concursos de traslados a otros organismos públicos. En el caso de Salamanca, un 10% de los plazas están vacantes, al no estar cubiertas por un empleado público.

PALABRAS CLAVE