15 enero 2021
  • Hola

La pandemia dispara los empeños de joyas en Salamanca

El gramo de oro se sitúa en máximos desde hace dos décadas, por encima de los 37 euros el gramo

El gramo de oro se sitúa en máximos desde hace dos décadas, por encima de los 37 euros el gramo —aunque este precio varía en cuestión de minutos—. Los efectos de la pandemia se están notando también en el valor del metal dorado. Esto, unido a la necesidad de liquidez entre las familias salmantinas por la crisis del coronavirus, ha provocado un aumento de más de un 20% de los empeños de joyas al término del 2020. “Hemos registrado una media de cuatro o cinco clientes diarios nuevos en los últimos meses”, señala Ramón Alba, director de MonteCyL. Este incremento también se ha notado en el importe de los empeños: “El año pasado cerramos con una media de 650 euros por persona y en 2020, ha sido de unos 730”, puntualiza Alba.

Las casas de empeños notaron un mayor flujo de actividad con su reapertura a partir del mes de mayo. “Había días en los que recibíamos más de 600 llamadas telefónicas”, comenta Alba. “Esos meses fueron tremendos”, sentencia. En medio de esa locura de clientes, muchos de aquellos que estaban en stand by, han vuelto.

La insólita crisis también se traducido en un cambio de perfil que acude a empeñar. “Tradicionalmente venía una mujer que rondaba entre los 40 y 70 años y ahora estamos notando una bajada de edad y la vuelta del varón”, explica Alba. En cuanto a los oficios, señala: “Hemos notado mucho trabajador de todo tipo de oficios, pero sobre todo mucha gente de la hostelería, desde camareros hasta propietarios. El gremio hostelero es el que más ha venido para conseguir liquidez para reabrir sus negocios”. Precisamente con este sector está relacionado el testimonio que relata el director de una de las casas de empeños de la ciudad: “Me acuerdo de una pareja joven de unos 30 años que era la primera vez que venían”. Con dos niños pequeños a su cargo, ambos se encontraban en ERTE y no cobraban desde hacía tres meses. “Eran personas muy normales, que de no haber sido por una situación así, no hubieran tenido necesidad de venir”, manifiesta.

Junto con los empeños también ha proliferado el número de familias que acuden a los negocios de compra-venta de joyas para vender alhajas de familiares que han fallecido por culpa del coronavirus. Así lo confirma la gerente de uno de estos establecimientos en la capital, Laura Ramírez: “Hemos notado que ha habido más herencias y vienen a vender las joyas de los establecimientos”.

Cadenas, pulseras, medallas y cruces son los principales objetos de empeños. “Suelen ser cosas que no usan a diario, como una cadena de la primera comunión, pero que quieren recuperar”, aclara Alba. Los clientes disponen de un año para recuperar las joyas que han dejado guardas en una caja acorazada de las instalaciones. Entre lo insólito de esta situación, los encargados de estos negocios destacan que también ha habido clientes que les han ofrecido abrigos de bisón, relojes de pared e incluso, cubertería.

Asimismo, la oleada de robos que hubo durante la crisis económica de 2008 ha hecho que los salmantinos aprendan y hay muchos que están acudiendo para poner a salvo sus alhajas, especialmente mujeres mayores que tienen miedo a que vuelva a suceder lo mismo que hace una década.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png