19 febrero 2020
  • Hola

La otra ‘despoblación’ de Salamanca. Las sucursales bancarias también se van

La sucursales caen en Salamanca a cifras de hace 43 años | El recorte de horarios para pagos, efectivo y su reemplazo por las operaciones online perjudica a los mayores

21 ene 2020 / 17:28 H.

La crisis financiera sigue pasando factura a los salmantinos una década después. El reajuste de entidades ha derivado en un masivo cierre de oficinas en Salamanca, así como en la paulatina reducción de horarios para realizar tareas tan cotidianas como el pago de recibos u operaciones en efectivo. Los usuarios se sienten agraviados además porque se les impone cada vez más el uso de las gestiones por internet. Todo esto a la vez que aumenta la dependencia de los bancos para realizar cada vez más operaciones, según denuncia el abogado de la Unión de Consumidores y Usuarios Salamanca, Roberto Bernal.

Según el último informe del Banco de España, entre enero y septiembre del año pasado se cerraron en Salamanca 11 oficinas más, por lo que la población de la ciudad y la provincia cuenta con 233. Hay que retroceder 43 años para encontrar una cifra similar. Los cierres dificultan el acceso a los servicios especialmente en el ámbito rural, para el que aún no se han presentado soluciones en Salamanca.

“No se trata solo de ingresar y sacar dinero, los clientes necesitan información personalizada para realizar trámites como la compra de productos bancarios o la gestión de herencias, algo con lo que no se puede hablar con los cajeros”, denuncia el presidente de UCE, José Antonio Galante. Aunque el horario de atención al público es de 8:30 a 14:15 horas, las entidades limitan las operaciones en efectivo de 8:30 a 11:30 horas y el pago de recibos determinados días de la semana y hasta las 10:30 horas.

Además, se desvían actos como las transferencias a los cajeros automáticos, a internet o a las aplicaciones de las entidades, algo que perjudica especialmente a la población de más edad, mayoritaria en Salamanca. Así lo denuncia la Federación de Asociaciones de Mayores de Salamanca (Famasa), que ya estudia redactar un informe al respecto para presentar una queja formal, sin descartar medidas de presión. “Si tienes que realizar alguna tramitación te instan a que acudas al cajero y la gente mayor no sabe”, insiste el presidente de Famasa, Francisco Gómez.

Tanto consumidores como jubilados exigen un servicio adecuado. “Es increíble hasta dónde hemos llegado, los mayores tienen que esperar a que vayan sus hijos o sus nietos a casa para hacer sus gestiones”, añade Gómez. A todo ello se suma el incremento de las comisiones, como la tan criticada de 3 euros por realizar ingresos en una cuenta en la que no se es titular, como la de la comunidad de vecinos. Roberto Bernal hace un llamamiento a las comunidades autónomas, que detentan las competencias de consumo, para revertir la situación, más peligrosa en la zona rural. “Para cualquier gestión necesitas al banco de forma impuesta, como pagos de más de 1.000 euros, cobros de nóminas o pagos de recibos como el de la luz”, insiste Bernal. Por otro lado, de nuevo en España sube el número de cajeros, quizás para paliar esa desatención en ventanilla.

REACCIONES

Francisco Gómez (Pte. Famasa): “Plantearemos medidas de protesta”

El presidente de la federación de mayores Famasa denuncia que en una provincia como la de Salamanca no se pueden cerrar tantas oficinas ni imponer operaciones a través de cajeros o por internet. “Ocurre con toda la red bancaria, por lo que vamos a presentar una queja formal y estamos estudiando adoptar medidas de protesta”.

Gracia Sánchez (Pta. Amas de Casa): “Vamos cada vez a peor, sin hablar de las comisiones”

La presidenta de las amas de casa de Salamanca resalta que en la provincia aún hay una generación de personas muy mayores ajenas a internet. “Los trámites online se les hacen un mundo. Si no tienen a un familiar cercano que se los haga al final tienen que recurrir al un gestor. Vamos cada vez a peor, sin hablar del pago de comisiones”.

José A. Galante Pte. UCE Salamanca; “Se van a cerrar más oficinas en los pueblos”

El presidente de UCE Salamanca advierte de que habrá más cierres de oficinas bancarias en los pueblos. “La atención con furgonetas o con autobuses parece que no cuaja, porque además no sé hasta qué puto se garantiza la seguridad. Además sale más caro que alquilar un local y mantener una relación estrecha con los clientes”.

PALABRAS CLAVE