17 enero 2022
  • Hola

La maravilla de la iglesia de San Cristóbal que deja de estar oculta

El interior de la iglesia del siglo XII puede visitarse todos los viernes de 11 a 13 horas dentro del programa de Las Llaves de la Ciudad

26 nov 2021 / 19:30 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Pasa desapercibida para la mayoría de los salmantinos. Todos conocen el exterior, pero pocos se adentran en el interior. Las Llaves de la Ciudad ha rescatado la apertura de este templo románico fundado por los Caballeros Cruzados en el siglo XII y que, entre otras curiosidades, era uno de los lugares de predicación de San Vicente Ferrer. Según cuentan las crónicas, el santo llegó a San Cristóbal a realizar sus predicaciones en 1412, aunque fue tal la multitud que tuvo que hablar desde la plazuela.

El doctor salmantino Ignacio Alberca hace de guía en un templo que ilumina el conocido como Cristo de los Carboneros, posiblemente datado en el siglo XIII. “Observen el parecido con el Cristo de Cabrera”, invita el galeno a los visitantes que esperaban la apertura del templo románico. Entre los detalles muestra los labios muy rojos —señal de vida—, las orejas grandes —signos de escucha—, los ojos cerrados con expresión serena, la presencia de pocas lesiones y el gran tamaño de la pieza (superior a 1,90 metros). Destaca también el cíngulo dorado con ribetes en señal de realeza a un Cristo, así como el ojo pintado sobre el ombligo.

A su izquierda, una Virgen neogótica, procedente de la capilla de Sancti Spíritus, muestra la cantidad de contrastes que observa la iglesia. Los capiteles que decoran las cornisas es otra de las curiosidades. Los visitantes podían jugar a localizar en ellas: jabalís, nutrias, águilas, arpias toros, cruces e incluso un hombre que porta un barril a la espalda.

La maravilla de la iglesia de San Cristóbal que deja de estar oculta

San Cristóbal encierra mucho más. Alberca abre una de las rejas para mostrar una de las joyas realizadas por Pedro Hernández con un altorrelieve espectacular realizado a mediados del siglo XVII, inspirado en Juan de Juni. En un estado absolutamente impecable, gracias al poco uso del templo, destaca la presencia del apóstol Juan y el estudiado del físico donde se muestra un Cristo en el ‘rigor mortis’, antes de ser envuelto en las sábanas. Se observa el brazo completamente dislocado fruto del sufrimiento en la Cruz. La pintura del fondo con la imagen de Jerusalén buscaba realzar la sensación de profundidad conseguida además con un relieve muy llamativo y una desproporción en las formas llamada a realzar a algunos personajes principales como a Juan, el único discípulo presente en la obra.

La historia de San Cristóbal estuvo vinculada tres siglos a las encomiendas de la Orden del Santo Sepulcro hasta que en el siglo XV pasaría a la orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Como en la actualidad, la iglesia de San Cristóbal pasó a formar parte de la iglesia de Sancti Spíritus y perdió su condición de parroquia. A principios del siglo XX, se salvó de la ruina gracias a la iniciativa del sacerdote macoterano Antonio Blázquez, seguidor de los postulados pedagógicos del Padre Manjón y sus escuelas del Ave María. Allí funcionarían las escuelas parroquiales de San José hasta finales de la década de los 60.

La iglesia puede verse todos los viernes de 11 a 13:00 horas dentro del programa de Las Llaves de la Ciudad sin reserva previa.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png