11 diciembre 2019
  • Hola

La Junta hará otra oferta este martes por las 35 horas para evitar la huelga del miércoles

La reunión del lunes acabó sin acuerdo pese a que el Gobierno regional planteó aplicarla el 1 de abril

04 nov 2019 / 22:14 H.

La Junta ha entrado en una carrera contrarreloj para intentar evitar la huelga de empleados públicos de mañana. Tras el fiasco de la reunión de este lunes para aplicar las 35 horas, el Gobierno regional se ha comprometido con los sindicatos a presentar antes de las dos de la tarde de hoy una nueva oferta que evite el paro general al que están llamados 84.000 empleados públicos de la Comunidad, 10.700 de ellos de Salamanca. Las posturas siguen alejadas, tal y como quedó claro en el encuentro de este lunes, pese a que la Junta adelantó la vuelta a la jornada semanal de 35 horas a abril. Los sindicatos mantuvieron la posición de las últimas semanas: entrada en vigor a partir del 1 de enero y compensaciones para los trabajadores que por cuestiones organizativas no puedan hacerlo en esa fecha, principalmente en educación y sanidad.

El “pinchazo” en la última reunión frustró lo que parecía que iba a ser un acuerdo inminente. Después de que en el anterior encuentro, la Junta y los representantes sindicales acercaran posturas, se preveía que en la de este lunes hubiera “fumata blanca”. Sin embargo, no fue así. El consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, y el de Economía y Hacienda, Carlos Fernández, mejoraron el anterior planteamiento del Gobierno regional. Siempre y cuando hubiera presupuestos y se cumplieran otra serie de requisitos económicos, el Ejecutivo autonómico ponía sobre la mesa la aplicación de las 35 horas a partir del 1 de abril. Una propuesta que adelantaba en dos meses la última oferta de la Junta, que era la del 1 de junio.

La iniciativa tuvo, en cambio, corto recorrido. Los sindicatos sentados en la reunión, CSIF, UGT y CCOO, mantuvieron la contraoferta que ya efectuaron hace una semana. El regreso a las 35 horas debe implantarse el 1 de enero para cumplir con el acuerdo del pasado mayo, en el que el anterior Ejecutivo de Juan Vicente Herrera acordó con los representantes sindicales el descenso de las 37,5 horas semanales a las 35 horas lo antes posible. Además, exigieron de nuevo que los trabajadores que no pudieran acogerse a esta medida en enero por cuestiones organizativas del servicio, debían contar con compensaciones de algún tipo, por ejemplo, con más moscosos o días de vacaciones por las horas trabajadas de más.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más