29 mayo 2020
  • Hola

La idea ‘salmantina’ para hacer respiradores por menos de 600 euros

El exdirector médico del Hospital, Gonzalo Varela, propuso a un alumno hace 30 años crear un respirador ‘casero’. Esa idea se ha rescatado y hoy es una realidad | Ya se ha probado con éxito en un paciente real

31 mar 2020 / 15:17 H.

Respiradores ‘caseros’ por poco más de 500 euros frente a los modelos en el mercado, que superan los 30.000 euros. Existen, parece que funcionan, y hace 30 años fueron imaginados por el exdirector médico del Hospital de Salamanca, Gonzalo Varela.

El cirujano torácico trabajaba a finales de los 80 en el Hospital 12 de octubre y era profesor de la Autónoma de Madrid. Varela recuerda que se le amontonaron varios pacientes en los que los respiradores convencionales no eran suficientes. “Hacía falta un respirador de alta frecuencia, pero en aquellos tiempos conseguir dinero para comprar estas máquinas era poner una pica en Flandes”, recuerda.

Entre sus alumnos destacaba un joven llamado Ignacio Díaz. “Yo le tenía como un genio. Tenía una mente privilegiada”, recuerda Varela, que tuvo una idea: “Le expliqué el problema y le propuse que intentará hacer un aparato de esas características, así que eligió ese reto como trabajo fin de carrera. Yo aporté la parte médica y él la parte técnica. Fue capaz de diseñar un sistema tremenda ingenioso de control a través de un modesto ordenador Spectrum y lo probamos en pulmón artificial y en animales”, detalla.

“Guardaba el proyecto en mi biblioteca. Lo envíe, lo construyeron y lo van a usar en UCI”, afirma Varela

Ambos doctores perdieron el contacto personal, pero 30 años después Ignacio Díaz -que trabaja en Málaga- telefoneó a Varela:

“¿Te acuerdas de aquel proyecto? Creo que lo podríamos rescatar y fabricar respiradores por unos 100 euros?”, afirmó.

A Varela le pareció una gran idea, pero había un problema: El cirujano está en Málaga, el trabajo está en Madrid y entre medias hay un confinamiento.

“Afortunadamente lo tenía en mi biblioteca, así que lo escaneé todo, lo envié y en pocas horas me convocó para una videoconferencia con ingenieros, anestesiólogos, intensivistas y un representante de la Consejería de Salud, como posible promotor”, afirma el exdirector médico del CAUSA.

Desde Málaga se emplearon varios días sin dormir para adaptar el modelo a los tiempos actuales y, sobre todo, a que ese respirador no fuera de alta frecuencia -como lo ideó Varela- porque no están indicados para los casos de coronavirus.

Dos catedráticos de Ingeniería ayudaron a terminar la máquina, que ha sido probada con éxito en pulmón artificial, después en animales y ayer se iba a aplicar al primer paciente de UCI para el que no quedaran respiradores.

Desde otras autonomías miran con expectación la prueba. Varela celebra que la idea pueda ser clave en esta crisis, aunque su deseo es otro: “Me alegro de que funcione, pero ojalá no haga falta tener que utilizarlo”. Ese uso ya se ha producido este mismo lunes y con éxito en un paciente real.