07 julio 2020
  • Hola

La esperada mejora del firme de la autovía A-66 en Salamanca, en el aire

La empresa adjudicataria ha entrado en concurso de acreedores | Los problemas con la subcontratas ya ralentizaron la rehabilitación entre Guijuelo y Sorihuela el verano pasado

28 may 2020 / 08:13 H.

Nuevo varapalo para la rehabilitación del firme de la A-66 entre Guijuelo y Sorihuela. La empresa adjudicataria ha entrado en concurso de acreedores, por lo que la actividad no se ha retomado después del invierno en la autovía, como inicialmente estaba previsto. Un obstáculo más en el desarrollo de las obras y que va a suponer un nuevo retraso en su finalización, en el mejor de los casos. La interrupción llega en un momento poco idóneo, en plena crisis económica, y con un Gobierno que tendrá que ajustar sus inversiones en infraestructuras para atender otras urgencias. El Ministerio de Transportes afirma, no obstante, que ya trabaja para dar continuidad al contrato.

Las dificultades del proyecto no resulta nuevas. La adjudicataria, una unión temporal de empresas formada Construcciones Otero y Narila, ambas pertenecientes a la misma familia, ya saltaron al poco de iniciarse los trabajos el pasado verano. Las obras estuvieron paralizadas durante varias semanas por las desavenencias entre la adjudicataria y las subcontratas. En esas mismas fechas, se supo que la empresa tuvo que renunciar al menos a un proyecto que había ganado en Andalucía por su delicada situación económica. Pese a estas advertencias, el Ministerio de Transportes decidió continuar con el procedimiento, una decisión errónea a la vista de lo ocurrido finalmente.

El Gobierno afirmó que la obra se había parado por las bajas temperaturas, pero la actividad no ha vuelto con el calor

Los últimos acontecimientos implican un retraso aún mayor para la rehabilitación de uno de los tramos en peor estado de la Autovía de la Plata. El contrato se adjudicó en agosto de 2018 y por un precio inusual, ya que la baja respecto al precio de licitación era del 44%. Pese a ello, el Gobierno lo dio como válido. Para el inicio de los trabajos hubo que esperar a mediados de julio de 2019, cuando los operarios retiraron el firme de uno de los dos carriles en sentido a Cáceres en cuatro kilómetros del trazado.

Tras esta primera actuación, no se volvió a saber nada. Fomento achacó el parón a los análisis para identificar la mezcla de cemento más adecuada, además de anunciar que habría más paradas en agosto e incluso septiembre para que el material fraguara. Sin embargo, ya en octubre reconoció que la falta de actividad se debía al desacuerdo económico entre la adjudicataria y la subcontrata.

Las obras se retomaron a octubre y el tramo levantado se terminó y abrió a la circulación tres días antes de la celebración de las elecciones generales de noviembre. A partir de entonces no se volvieron a ver trabajadores y maquinaria en el resto del tramo que aún queda por rehabilitar. El argumento del Ministerio de Transportes era que los trabajos quedaban suspendidos por el plan invernal, ya que para que asiente el firme se necesitan que las temperaturas estén por encima de los 5 grados. Ese plan invernal acabó, pero la actividad no ha vuelto por el concurso de acreedores de la adjudicataria.

PALABRAS CLAVE