21 septiembre 2020
  • Hola

La escalofriante cifra de intervenciones por violencia de género durante el confinamiento en Salamanca

En el primer semestre registraron 676, casi 200 más que en el mismo periodo de 2019

03 ago 2020 / 10:28 H.

Las intervenciones realizadas por Adavas por violencia de género, delitos sexuales o abuso infantil aumentaron un 39% en el primer semestre del año, un notable incremento que la asociación achaca a la pandemia y en especial al periodo del confinamiento. Las actuaciones, muchas de ellas telemáticas o por teléfono, ascendieron a 676, casi 200 más que en el mismo periodo de 2019.

Adavas indica que el incremento en los asesoramientos se debe a la situación de confinamiento. Muchas mujeres estaban sufriendo en mayor medida la situación de maltrato al convivir con su agresor y en muchos casos, aunque no había convivencia, sí tienen hijos en común, lo que seguramente “les ha llevado a buscar mayor información y asesoramiento en cuanto a su situación”.

También destaca que ha descendido el porcentaje de denuncias interpuestas en un 10% aproximadamente, respecto del mismo periodo del año pasado, “lo que puede significar que las víctimas, aunque buscan información, sienten miedo, entre otros motivos, de dar el paso de denunciar”.

La asociación expone su preocupación por el hecho de que en un 32 % de los casos de malos tratos y violencia de género se deniegue la protección a la víctima y “ello redunda, lógicamente, en una mayor indefensión y desconfianza” de las mujeres a la hora de denunciar la violencia que padecen. Adavas aboga por realizar valoraciones adecuadas del riesgo, para lo que se necesitan mecanismos eficaces.

En cuanto a los casos más graves, la asociación propone que se tenga en cuenta la suspensión y privación de la patria potestad en padres condenados por violencia y evaluar adecuadamente los regímenes de visita de los hijos que tienen en común, “ya que, en múltiples ocasiones los utilizan para seguir controlando y maltratando a la que fuera su pareja”. En este sentido, plantea una formación en género y especializada de los agentes profesionales y sociales que atienden a las víctimas.