06 agosto 2020
  • Hola

La emoción de la vuelta y los reencuentros en Asprodes

Tras tres meses y medio de cierre, los centros de día y ocupacionales reabrieron sus puertas esta semana con la incorporación de 200 personas con discapacidad que permanecían con sus familias

06 jul 2020 / 15:59 H.

Tres meses y medio después, los centros de día y ocupacionales para personas con discapacidad de Asprodes volvieron a abrir sus puertas esta semana. Una vuelta "emocionante" tanto para los profesionales como para los usuarios, deseosos de reencontrarse con sus compañeros, retomar los vínculos de amistad y recuperar la actividad y la normalidad. Un retorno que también ha supuesto un alivio para aquellas familias que necesitaban un respiro o conciliar tras el duro y largo confinamiento.

Superando todas las expectativas previstas y pese al miedo que sobrevolaba en la vuelta, finalmente 200 personas con discapacidad intelectual que permanecían con sus familias se han incorporado ya a las rutinas de los centros de días y ocupacionales (cuatro en la capital y alfoz y cinco en la provincia), lo que supone cerca del 80% de ocupación, a lo que hay que sumar más de 230 personas de residencias y viviendas y cerca de 200 personas con discapacidad que trabajan en Asprodes en los servicios de jardinería, limpieza, comida y hostelería.

Una atención que, no obstante, sigue condicionada por la pandemia y con la prioridad del tema sanitario. Durante el primer día, la emoción se mezclaba con el estrés lógico para explicar a los usuarios las nuevas medidas de seguridad de distancia, limpieza de manos y saludos con el codo. Como explica Emilio Miñambres, responsable de Calidad y Desarrollo Organizativo de Asprodes, la reapertura de los espacios tiene detrás un exhaustivo y complejo plan de riesgos laborales, control de aforo, distribución de entradas y salidas para evitar cruces de grupos, limpieza y desinfección de espacios y baños y un plan de contingencia en caso de algún positivo de COVID o sospecha.

Los usuarios de los centros de día y ocupacionales, que deben usar mascarilla y a los que se les toma la temperatura cuando llegan, reciben una atención en grupos reducidos de no más de 8 personas y siempre con los mismos profesionales de manera continua. Así, en caso de sospecha de COVID, se acota y se facilita la trazabilidad. Los usuarios tienen una rutina independiente del resto y eso "personaliza los apoyos", destaca Miñambres.

La apuesta de Asprodes es la actividad comunitaria al aire libre, más que el trabajo en espacios cerrados. Ya antes de la llegada de la pandemia, la entidad preparaba un proyecto para establecer redes comunitarias y ciudadanas, para que los vecinos, barrios y otras entidades o iniciativas locales establezcan vínculos con las personas con discapacidad y redes compartidas de trabajo. "El objetivo es hacer cada barrio más inclusivo, más amigable con la diversidad", explica Miñambres, que añade que el proyecto piloto se iniciará en los barrios de Garrido y Prosperidad.

Por el momento, medio centenar de personas con discapacidad reunidas en grupos pequeños, ya no acuden a los centros de día sino que realizan sus actividades en espacios al aire libre en sus barrios y utilizando los recursos que ofrece la ciudad como museos, bibliotecas, programación de verano, además de incluir actividades en la naturaleza.

En paralelo a la apertura de centros presencial, Asprodes mantiene los servicios que prestaba durante el estado de alarma como es el acompañamiento y seguimiento telefónico a las familias y el servicio de asesoramiento e intervención en personas con conductas complejas con el fin de contribuir a una convivencia armoniosa en la familia.

Además, la atención y apoyo "online" surgido en la pandemia "ha venido para quedarse como alternativa y complemento", según reconocen en Asprodes. En la actualidad se mantienen las actividades de formación, estimulación cognitiva, lectura fácil, emociones, actividades deportivas... en modalidad virtual. "Es una ventana importante para las familias y las personas con discapacidad. En una provincia con tanta dispersión, con pueblos alejados, es un marco virtual importante para que las familias compartan sus experiencias y necesidades", agrega el responsable de Calidad y Desarrollo Organizativo.

La atención se realiza en grupos reducidos, con los mismos profesionales, con tiempo al aire libre y en los barrios

PALABRAS CLAVE