31 marzo 2020
  • Hola

La denuncia de los diabéticos salmantinos sobre el reclamo ‘sin azúcares añadidos’

Pacientes de la provincia reclaman ante Consumo por un pan de molde que no cumple lo prometido, pero que es un 68% más caro | “Lo que cuenta son los hidratos”, apuntan

18 feb 2020 / 14:35 H.

La Asociación Mirobrigense de Diabetes ha presentado una queja ante Consumo por lo que consideran “publicidad engañosa” en relación a los productos ‘0% azúcares añadidos’.

En concreto se refieren al reciente lanzamiento de un pan de molde con el reclamo de que tiene ‘0% azúcares añadidos’, lo que puede llevar a equivocación a los diabéticos.

Carolina Paniagua, presidenta de las asociación, explica la clave que pude llevar a confusión con este tipo de productos: “El envase dice que tiene 0% azúcares añadidos, pero lo que cuenta para los diabéticos de tipo 1 son los hidratos de carbono. En función de eso se ponen la insulina. Los azúcares afectan al índice glucémico: la velocidad con la que les puede subir el azúcar”.

Paniagua aclara que “la diferencia entre un pan de molde normal y el que dice 0% es que cada rebanada tiene un 0,075% menos de azúcar, que es una cantidad que no influye para nada”. El precio, en cambio, es casi un 70% más alto. El kilo de un envase normal de pan de molde sería de 2,5 euros, mientras que el del supuesto ‘0% azúcares añadidos’ es de 4,2 euros. “Es mucho más caro y el producto viene a ser el mismo”.

La representante de los diabéticos mirobrigenses considera imprescindible leer el etiquetado de los productos al hacer la compra: “Si cualquier persona tarda media hora en comprar, nosotros tardamos una hora porque debemos leerlo todo”. “Las personas con diabetes tipo 2 son los que no tienen costumbre de leer el etiquetado, y si en el envase ven que pone 0% azúcares pueden creer que pueden comer todo lo que quieran, y no es así. Luego van al médico y no saben explicar por qué les ha subido tanto si creen que han controlado”, opina.

La denuncia ante la Oficina del Consumidor de Castilla y León ha sido por el pan de molde, pero en el supermercado hay decenas de ejemplos: “Casi toda la bollería y repostería tiene alguna versión de este tipo. Cuando damos las charlas para diabéticos siempre incidimos en que si ven unas galletas, turrones, etc que digan que es un producto apto para diabéticos evitan comprarlo porque va a ser lo mismo que siempre, pero más caro”.

LA CLAVE

Las asociaciones de diabéticos señalan a los enfermos de ‘tipo 2’ como los más susceptibles de ‘picar’ con estos productos porque están menos alerta.

Diabético tipo 1. Los diabéticos tipo 1 son dependientes de la insulina. Tienen una insulina basal -una inyección diaria como base- y luego deben pincharse cada vez que ingieren alimentos, en función de lo que vayan a comer. Los pacientes que tienen bomba de insulina ya están regulados con este dispositivo, pero en todo caso tienen mas conciencia y control sobre lo que ingieren.

Diabético tipo 2. Varía en función de cada paciente. Cuando se les diagnostica suelen empezar con la insulina basal y otros pueden necesitar algún pinchazo en alguna comida puntual. “En nuestro sistema de salud falta información diabetológica para personas con diabetes tipo 2. También es verdad que hay mucha gente mayor reacia a seguir ciertos consejos”, apuntan.

PALABRAS CLAVE