15 agosto 2020
  • Hola

La COVID llegó a Salamanca un mes antes del confinamiento. 12 salmantinos ya tenían síntomas en febrero

Un estudio del instituto Carlos III señala que por el 23 febrero ya presentaban síntomas una docena de salmantinos que dieron positivo con posterioridad

15 jun 2020 / 18:26 H.

El SARS-CoV-2 ya circulaba por Salamanca más de un mes antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretase el Estado de Alarma. Conforme al análisis del Instituto de Salud Carlos III de los casos de Covid-19 confirmados y declarados a través de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave), el primer positivo de la provincia ya presentaba síntomas compatibles con la enfermedad el 10 de febrero. Si bien este centro nacional de investigación de referencia en salud pública advierte que los datos son provisionales y puede haber errores, en Ávila, Burgos, León, Palencia, Soria, y Valladolid también presentaban síntomas en esas fechas, incluso antes, personas que con posterioridad dieron positivo en PCR o test de anticuerpos. En cualquier caso, aunque en Salamanca hasta el 2 de marzo no se confirmó mediante una prueba diagnóstica el primer caso de coronavirus de la provincia, una estudiante de Pedagogía que había regresado de un viaje a Milán, el análisis del Carlos III muestra que en esa fecha ya eran una docena los contagiados que habían comenzado a presentar sintomatología asociada a esta patología. Un “goteo” que comenzó el 23 de febrero, tres semanas antes de que se decretase el confinamiento y en una fecha muy similar a la que, conforme al estudio, el virus había comenzado a extenderse por el resto de provincias de Castilla y León.

Los casos recogidos en este análisis son hasta el 10 de mayo los confirmados por varias técnicas (PCR o anticuerpos, sin especificar), mientras que a partir de ese momento se incluyen solo los positivos en PCR o IgM, si la sintomatología es compatible. En cuanto a la fecha que se asigna a cada contagio no es la de la realización de la prueba, sino la de inicio de síntomas o, en su defecto, la fecha de diagnóstico menos 6 días, lo que permite acercarse más al momento en el que se produce la infección. Conforme a estos criterios, el Instituto Carlos III contabilizó hasta el pasado 7 de junio —último dato disponible en esta estadística—, 4.369 casos confirmados en la provincia —3.041 por PCR, 1.321 por test de anticuerpos y los siete restantes por técnicas sin especificar—. Al igual que la Junta de Castilla y León, sitúa el pico de la pandemia en esta provincia el 21 de marzo, jornada en la que se contabilizaron 171 nuevos contagios. Si bien desde esa fecha comienzan a descender, se producen dos pequeños rebrotes. El primero fue el 1 de abril con 105 positivos en Covid, jornada tras la que la Junta de Castilla y León informó de una veintena de nuevos fallecimientos. Y, exactamente un mes después, el 1 y el 2 de mayo —con 140 y 134 casos—, justo cuando el Gobierno permitió que todos los ciudadanos pudiesen salir a pasear, pero respetando unas determinadas franjas horarias. A partir de ese momento, la cifra de nuevos contagios en la provincia cayó en picado, y desde entonces tan solo el 22 de mayo se superó la decena en un día.

El estudio del centro dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades también apunta que Salamanca no fue la primera provincia de la Región a la que llegó la Covid, recoge un contagio en Soria el 15 de enero, otro en Segovia el 20 de ese mes y otros en Burgos y Palencia en la primera semana de febrero.

PALABRAS CLAVE