30 octubre 2020
  • Hola

La construcción ya nota la crisis en Salamanca: los proyectos de nuevas viviendas se ralentizan

Los visados que pasan por el Colegio de Arquitectos han descendido a partir de junio | Lo mismo ocurre con las reformas importantes, que requieren una fuerte inversión

La incertidumbre económica existente sobre hasta cuándo van a durar las consecuencias de la pandemia ha comenzado a traducirse en el mercado inmobiliario en una reducción de proyectos de nueva construcción y también de reformas. Los datos que tiene el Colegio de Arquitectos revelan que la presentación de proyectos para su visado se ha ralentizado a partir de junio en comparación con años anteriores. La caída de las ventas, el incremento del número de parados y el incierto futuro de trabajadores que están incluidos en un ERTE generan desconfianza, razón por la que las empresas del sector están siendo precavidas a la hora de apostar por nuevas promociones.

En enero y febrero, los proyectos para visar en el Colegio de Arquitectos apuntaban a un año similar o ligeramente por encima de 2019 en cuanto a viviendas de nueva construcción. Sin embargo, la irrupción del coronavirus lo cambió todo. Como es lógico, la declaración del estado de alarma y la paralización de la actividad económica, salvo la más básica, se tradujo en marzo en una caída de los visados. Sin embargo, en abril aumentaron y en mayo se mantuvieron, en parte porque se trataba de promociones que el confinamiento había paralizado unas semanas. A partir de junio, ya sin el efecto “tapón” que se registró en marzo, la paralización ha comenzado a notarse de manera más clara. Ese mes la caída de viviendas nuevas visadas superó el 50%, mientras que en julio el descenso fue del 28% y en agosto del 56%.

Los nuevos proyectos suelen ser de casas unifamiliares, los que ahora tienen más salida en el mercado inmobiliario

La ralentización por el actual contexto económico también afecta a las reformas que necesitan el visado del Colegio de Arquitectos, obras en viviendas que requieren una inversión importante. La pauta ha sido la misma que con los proyectos de nueva construcción. Tras una caída en marzo, llegó un repunte en abril y mayo al volver a la actividad las empresas. Sin embargo, una vez normalizada la situación tras el fin del estado de alarma, la recepción de expedientes de reforma ha caído a partir de junio, con un 60% menos de visados ese mes, y un 26% en julio y agosto.

“La parálisis es importante”, afirma Ángel Herrero, presidente de los arquitectos de Salamanca. “Hay muy poca actividad y es difícil de prever cuándo podría empezar a recuperarse”, explica. Una preocupante situación para el sector a la que no ayuda la segunda ola de la pandemia. El incremento de positivos y las medidas para evitar contagios pone en riesgo cualquier posible recuperación económica, clave para que la construcción de viviendas, que aún no se había recuperado de la recesión de 2008, pueda retomar proyectos que ahora han quedado aparcados.

El coronavirus no solo está influyendo en una ralentización de los nuevos proyectos, también está condicionando el tipo de vivienda que se quiere construir. Los constructores y agentes inmobiliarios han advertido desde el fin del confinamiento un mayor interés de los salmantinos en comprar viviendas unifamiliares, generalmente con jardín o en zonas abiertas. Una tendencia provocada por las largas semanas de aislamiento en pisos, lo que ha generado que haya familias que ahora busquen un hogar de estas características por si se vuelve a la situación vivida en la segunda mitad de marzo y abril. Ese interés se está plasmando en las nuevas promociones que se presentan para visar, casi todas ellas viviendas unifamiliares, ya que los bloques de pisos de momento han sido aparcados.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png