28 febrero 2021
  • Hola

La carretera salmantina que registra más accidentes con animales

En todo el año se produjeron 545 siniestros de este tipo en Salamanca, solo un 10% menos que en 2019 pese a la reducción del tráfico por el confinamiento domiciliario | Más de la mitad, causados por jabalíes

La pandemia y la reducción de la movilidad en las carreteras no ha frenado como se esperaba los accidentes con animales en las carreteras durante el año 2020, un problema de seguridad vial preocupante en la provincia de Salamanca, sobre todo en algunas vías como la carretera a Vitigudino (CL-517) y en secundarias de la Sierra y el oeste.

En todo el año se han producido 545 accidentes con fauna, 7 de ellos con víctimas, según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico. Sin embargo, el repunte tuvo lugar en el segundo semestre: el 63% de todos ellos tuvieron lugar desde julio, una vez se levantó el confinamiento domiciliario estricto del primer estado de alarma y coincidiendo sobre todo con los meses de más actividad de los animales (septiembre, octubre, noviembre y diciembre). Los 545 siniestros anuales son sólo un 10% menos que en 2019 (614), pese al estado de alarma y están incluso por encima de los de 2018 (542).

En esto puede tener que ver también el descenso de la caza debido a la pandemia, a las restricciones de movilidad sumado a otros factores añadidos como la reducción de aficionados a este deporte en los últimos años. En el 2019-2020 en Salamanca, las capturas de animales en la provincia ascendieron a 202.445, un 14,5% menos que hace una década, según datos de la Junta. Por especies, lo que ha crecido en estos últimos diez años es la caza de jabalíes: un 187% más en la provincia salmantina con 11.495 capturas en 2019-2020.

En la provincia las capturas de jabalí ascendieron a 11.495 en 2019-2020, un 187% más que hace una década

Son los jabalíes, la plaga que no cesa, los que han provocado más de la mitad de los siniestros (53%) durante el pasado año 2020: 291 impactos, 3 de ellos con víctimas. El jabalí no sólo arrasa cultivos y transmite enfermedades sino que afecta a la seguridad vial al irrumpir en la calzada. Tres conductores sufrieron heridas de diversa consideración al impactar el pasado año con este animal en la SA-650 en Babilafuente, en la SA-205 por Vecinos y en la SA-315 por La Fuente de San Esteban. A ello hay que añadir otros cuatro siniestros con víctimas en la SA-220 que enlaza Béjar y Ciudad Rodrigo por el impacto con un cerdo; en la SA-102 entre Sorihuela y Santibáñez de Béjar por el paso de un corzo; en la DSA-370 en El Payo por el impacto con un zorro y en la CL-510 de Alba de Tormes por el paso de un conejo. Esto demuestra que son animales de todo tipo y tamaño los que afectan a los accidentes de más consideración.

Y aunque el jabalí es el que más preocupa en las carreteras, le sigue muy de ceca el corzo con 101 siniestros, el zorro (43), el perro (37), el tejón (13), la liebre (7) y las vacas (3).

Por carreteras, la C-517 a Vitigudino es la más peligrosa y la que más siniestros acumuló el pasado año, seguida por la SA-220 de la Sierra entre Béjar y Ciudad Rodrigo, la SA-212 de Guijuelo a Fuenterroble y otras como la SA-201 (de El Cabaco a Tamames), SA-102 (de Santibáñez de Béjar a Sorihuela), SA-114 (de Peñaranda a Alba de Tormes), DSA-270 (Sotoserrano) y la carretera de Ledesma SA-300. Cuidado en las autovías, sobre todo la A-66 a Béjar, ya que también se siguen produciendo siniestros por animales que se saltan el vallado o encuentras accesos en determinadas rotondas o salidas.

En Castilla y León, Salamanca aunque es la tercera provincia en extensión ocupa el octavo y penúltimo lugar en accidentes con animales el año pasado. A la cabeza se sitúan Burgos, León, Soria y Zamora.

Animales más cerca de las ciudades en el primer estado de alarma

El confinamiento domiciliario de marzo supuso el acercamiento de muchas especies salvajes a las ciudades, y así se pudieron ver en núcleos urbanos, e incluso en zonas céntricas de algunas capitales de la Región, animales como jabalíes, corzos, cabras e incluso lobos y algún oso atravesando algún pueblo de Castilla y León en mitad de la noche tan tranquilos.

Caza en pandemia

Durante el estado de alarma de marzo se permitió la caza de jabalí y conejo para controlar la población y evitar el daño a población y bienes, aunque sólo autorizadas en modalidades individuales. Las asociaciones de caza solicitaron controlar a las especies invasoras tras la gran expansión de la primavera, y fue a partir de junio cuando se empezaron a conceder los permisos. El confinamiento perimetral hasta mayo en Castilla y León puede afectar a la temporada de caza del corzo -que se abre en el mes de abril- ya que no podrán entrar los cazadores de fuera de la Comunidad Autónoma.

Rociado de feromonas

En las carreteras del oeste de la provincia salmantina se ha iniciado un tratamiento de rociado periódico de feromonas de lobo con una resina repelente a la lluvia para reducir la siniestralidad con fauna.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png