11 diciembre 2019
  • Hola

La caída del crédito al sector privado se frena por primera vez desde 2010

La cuantía de los préstamos concedidos a empresas y familias salmantinas subió en el segundo trimestre de 2019

02 nov 2019 / 10:07 H.

Los problemas de familias y empresas de Salamanca para conseguir un préstamo han sido una constante a partir de la crisis. Dificultades que se han mantenido durante años y que en plena recuperación también han continuado, aunque no de forma tan acusada como al principio de la recesión. Una situación a la que por fin parece que se le ve un fin. Los últimos datos del Banco de España evidencian un incremento del volumen de los créditos al sector privado de la provincia en el segundo trimestre, un hecho casi inédito en la última década. El aumento ha permitido situar la cuantía de los préstamos en niveles similares a los del año pasado, síntoma de que la caída se ha frenado.

El informe del Banco de España revela que empresas y familias adeudan a los bancos un montante de 5.521 millones de euros en créditos a finales de junio. En comparación con marzo, la subida ha sido de más de 80 millones de euros. Hay que tener en cuenta que desde que en 2010 comenzara a caer la concesión de préstamos, en Salamanca solo se habían registrado un par de trimestres con tendencia positiva.

Además de este dato positivo, hay otro que invita a pensar que la caída del crédito al sector privado ha tocado ya fondo. Hace un año, el volumen de los préstamos era muy similar al actual, de 5.526 millones de euros. Lejos quedan los ejercicios en los que se registraban bajadas de varios centenares de millones de euros. Ya en los últimos años se había apreciado un descenso más moderado, hasta llegar a un 2019 en el que, de momento, la nota predominante es la estabilidad.

A raíz de la crisis económica y del aumento de los impagos en las devoluciones de los créditos, las entidades financieras endurecieron los requisitos para que el sector privado accediera a los préstamos. Una situación que se mantuvo incluso con la recuperación económica, aunque entonces los bancos comenzaron a mostrar una actitud más flexible. La situación, tras una década de bajadas más o menos cuantiosas, se ha normalizado en la actualidad. La concesión de nuevos préstamos se ha igualado o incluso supera la amortización de créditos antiguos, como ha ocurrido en el segundo trimestre, lo que ha permitido al mercado financiero de Salamanca alcanzar una cierta estabilidad.

El estudio del Banco de España también confirma otro crecimiento, el del ahorro de familias y empresas salmantinas. La incertidumbre política y económica ha llevado al sector privado de la provincia a ser más cauto a la hora de invertir su dinero, razón por la que el volumen de los depósitos aumentó en el segundo trimestre de los 8.757 a los 8.899 millones de euros, la cifra más alta a mitad de año de la serie histórica.

PALABRAS CLAVE