10 diciembre 2019
  • Hola

La Agencia Tributaria se hace más accesible en Salamanca

La inversión de 389.000 euros permitirá actuar en la entrada principal y en el interior del inmueble

13 ago 2019 / 12:53 H.

Las obras para convertir la sede de la Agencia Tributaria en Salamanca en un edificio accesible por fin han arrancado. Las actuaciones se centran en la entrada principal del inmueble, en la calle Rector Lucena, pero también contemplan una intervención en el interior. Los trabajos han obligado al organismo público a habilitar una entrada provisional por la calle Brocense. El objetivo es que el proyecto esté terminado a final de año.

La inversión de 389.000 euros, tras una rebaja de casi 50.000 euros respecto al precio de licitación, pretende solucionar el grave problema de accesibilidad del inmueble. Dificultades que no solo existen en la entrada principal, donde hay una empinada escalera, también por el escaso espacio en algunas zonas del edificio, que complican el movimiento de personas con algún tipo de discapacidad física. De hecho, la falta de accesibilidad obligaba a estas ciudadanos a tener que entrar por una entrada secundaria ubicada en la calle Brocense, pese a que tampoco reúne las mejores condiciones de movilidad.

La meta, por lo tanto, es cumplir la normativa estatal y autonómica en materia de accesibilidad y la supresión de barreras arquitectónicas, aunque las obras que se pueden realizar son limitadas al tratarse de un edificio con la categoría de singular y que está protegido por el Plan General de Ordenación Urbana. Los operarios se han centrado, en primer lugar, en la entrada principal, para hacer las modificaciones necesarias que permitan a personas con dificultades de movilidad poder entrar al inmueble. El proyecto implica intervenir también en la acera pública.

La actuación ha provocado que de manera temporal el acceso por la calle Rector Lucena quede cortado al público. La Agencia Tributaria ha habilitado de manera provisional para los funcionarios y todos los ciudadanos otra entrada, en este caso por la calle Brocense. Precisamente, otro de los objetivos de la actuación es mejorar la accesibilidad de esta segunda entrada. El proyecto contempla cambiar el ascensor ubicado en la zona, que no es accesible y en el que solo caben tres personas, además de mejorar la escalera posterior del inmueble, que no reúne las condiciones mínimas de dimensiones ni de peldaños ante una futura evacuación de urgencia. De esta forma, el recorrido será totalmente accesible.

La Delegación de la Agencia Tributaria en Salamanca aclara que la entrada provisional por Brocense se mantendrá solo en el mes de agosto, tiempo suficiente para que concluyan los trabajos en el acceso principal. Será entonces cuando se reabrirá la puerta al público por Rector Lucena, ya accesible, y se acometerán los trabajos previstos en la parte trasera del inmueble.

Las mejoras en la accesibilidad de la sede también serán completadas con una intervención en los aseos. Los continuos problemas de atascos y atranques, debido al mal estado de la red de saneamiento, obligan a una renovación integral de la zona de los cuartos de baño y de la propia red. En el cambio no solo se incluyen las tuberías, también se modernizarán los sanitarios, griferías, acabados y otros accesorios.

Reducir los tiempos. El pliego de licitación especifica que la empresa adjudicataria tiene 9 meses para completar los trabajos, por lo que las obras no concluirían hasta la primavera de 2020. Sin embargo, la Delegación de la Agencia Tributaria confía en que se acortarán los plazos y que todas las actuaciones recogidas en el contrato estarán terminadas a final de año.

PALABRAS CLAVE