12 agosto 2020
  • Hola

Juan Ayllón, virólogo formado en la Universidad de Salamanca: “Habrá vacuna, es más fácil hacer una vacuna contra el coronavirus que contra la gripe”

Explica que “cuando la situación se tranquilice, habrá que evaluar si nos podemos permitir llegar a un cierre total”

22 mar 2020 / 18:14 H.

Juan Ayllón se formó como Biólogo en la Universidad de Salamanca, donde realizó su tesis bajo la tutela del experto Enrique Villar. Después dio el salto a Nueva York para completar su formación con el virólogo Adolfo García-Sastre y en la actualidad trabaja como experto en virus y profesor de Salud Pública en la Universidad de Burgos.

–En la situación actual, ¿qué se puede hacer para aplanar la curva? ¿más aislamiento?

–Las medidas las deciden los gestores, pero creo que no cabe más aislamiento.

–¿Se nos ha ido de las manos?

–Sabíamos que era posible que la enfermedad pudiese infectar a todo el mundo. Al principio no era el escenario más probable, pero en el momento en el que el brote de Italia se descontrola y en España empieza a haber transmisión comunitaria, como sucedió en Madrid, lo más probable era que el virus acabara expandiéndose por todo el mundo. Es extremadamente difícil contener un virus con potencial pandémico, en ese sentido, no se nos ha ido de las manos. Aunque está todo el mundo occidental en el mismo sistema de cierre total, si esas medidas al final van a causar más daño del que se está intentando evitar, habrá que evaluarlo cuando pase, pero, evidentemente, es una perturbación milmillonaria y habrá que pagarla. Habrá que evaluar si lo que estamos haciendo no va a ser más perjudicial de lo que queríamos evitar y valorar el impacto sanitario que se está evitando con estas medidas, cuánto dinero nos ha costado y si podemos permitir eso la próxima vez que esto pase o si tenemos que adoptar otras medidas. No es porque sea algo económico, es que también afectará a la salud.

–Hace una semana la gente se echaba las manos a la cabeza por estas medidas y ahora dicen que se tenían que haber tomado antes.

–Hay que tener en cuenta nuestro modelo de salud. En España tenemos un sistema de salud que destaca por ser de los más eficientes del mundo, eso quiere decir que es el que más salud produce en relación a lo que cuesta, lo que significa que tenemos un sistema de salud infrafinanciado, que las pasa canutas para llegar a fin de mes. Todos los años nos pasa con la gripe, en cuanto sube un poco más, colapso, así que cuando tenemos una situación como la de ahora, tenemos un colapso muy gordo. Si tuviéramos un sistema de salud que fuera holgado, que tuviera capacidad para absorber golpes imprevistos, el colapso sería mucho menor.

–Estamos en cifras muy por encima a las de otros países de Europa.

–Sí, estamos reproduciendo el pico que sufrieron en Wuhan en su momento. Ahora se está reproduciendo lo mismo en Italia, en España y Francia y otros que van con retraso y se irán sumando.

–Pero en Alemania parece que hay menos fallecidos.

–Teniendo en cuenta que todavía hablamos de cifras relativamente bajas, influye mucho el blindaje de los lugares con muchos fallecidos, como las residencias. En Alemania puede ser que haya menos porque han tenido suerte y no se han infectado los grupos de mayor riesgo, pero no sé si el motivo han sido las medidas de aislamiento o no.

–El pico ¿aún no ha llegado en España?

–No. Las previsiones más optimistas indican que en un par de semanas, diez días, empezaremos a ver, no el pico, sino que la curva se frena, pero eso todavía llevará unos cuantos días.

–Se están dejando de hacer pruebas a todos los casos ¿qué le parece esta medida?

–¿Qué ventaja tiene hacer las pruebas? Si con eso vamos a ser capaces de limitar mejor los brotes peligros, como los de las residencias, vale, pero hacer pruebas por hacer... Ahora mismo estamos a otras cosas. Para saber que el virus está por todos los sitios no hacen falta, lo importante es tener capacidad para hacer luego un seguimiento. Una cosa que me llama mucho la atención es que este virus está afectando más a los políticos que al resto de la sociedad porque a ellos sí les están haciendo las pruebas, si eso mismo lo hiciéramos en el resto de España, nos daríamos cuenta de que la mitad hemos estado en contacto con el virus y estamos infectados. ¿Eso nos sirve para algo o solo para subir o bajar números? Cierto es que lo que va a pasar es que si no tenemos en cuenta los casos leves, la letalidad va a subir, pero tampoco es algo raro porque la letalidad de la gripe en todas las estaciones, si consideras los hospitalizados por gripe, es como del 15% de muertos.

–Pero a nivel científico sí interesa tener el cómputo global.

–Totalmente, el problema es tenerlo ahora con los recursos que tenemos. Lo que nos tiene que interesar es proteger los sectores vulnerables, ahí es donde tenemos que dedicar recursos, y esos son la gente mayor y frágil, con otras patologías, y los profesionales sanitarios, que no se pueden poner malos porque tenemos pocos y son los que tienen que hacer que esto funcione. Los recursos que tenemos ¿dónde los podemos invertir mejor ahora? Pues dedicar mucho tiempo y esfuerzo a hacer pruebas, tal y como son ahora, no tiene sentido. Lo que ha dicho Fernando Simón de traer “kits rápidos”, que son como pruebas de embarazo, aunque no son muy fiables, servirá para hacernos una idea.

–Cada década, aproximadamente, surge un nuevo virus.

–Siempre han surgido, lo que pasa que ahora les damos más importancia que antes. Surgen porque estamos rodeados de animales y vivimos en un mundo globalizado en el que ahora una enfermedad puede extenderse con facilidad y hacer que brotes que antes eran locales, en una aldea o una provincia, acaben llegando al otro lado del mundo. Hablamos de una sociedad que hace nada era muy rural y se ha urbanizado, pero manteniendo las tradiciones, costumbres y usos con animales, por eso China, y el sudeste asiático en general, son foco de muchos de estos virus. Los virus en animales saltan de vez en cuando a los seres humanos, algunos la montan muy gorda y este coronavirus está haciendo algo muy parecido a lo que sabemos que hace la gripe, y volverá a hacer, ya que es el virus pandémico por excelencia.

–Nos tomamos muy poco en serio la gripe ¿no?

–Sí, es una cosa que la gente como yo, que hemos trabajado muchos años con gripe estamos acostumbrados a oír: “Con lo listo que eres, ¿por qué no te dedicas a algo importante?”. En la gripe hay años muy buenos, como la pandemia de 2009, y luego muy malas como la de 1957, así que tienes estaciones de gripe en las que las vacunas no funcionan bien y tenemos 10.000 fallecidos. Es un campo en el que hay que trabajar porque la vacuna que tenemos no es la mejor. Llevamos 70 años intentando tener una buena vacuna contra la gripe, pero es un bicho que se nos resiste.

–Las noticias sobre vacunas y fármacos ¿son esperanzadoras?

–Sí, habrá una vacuna y yo creo que es mucho más fácil hacer una vacuna contra este coronavirus que contra la gripe. Respecto a los tratamientos, ya empieza a haber guías químicas, pero tenemos que saber más cosas porque es interesantísimo que esta enfermedad tenga como principales factores de riesgo la diabetes y la hipertensión, que no son, en principio, los que asociarías a una neumonía vírica, así que en el momento que sepamos porque lo son también probablemente seamos capaces de cuidar mejor de los grupos vulnerables. Pero también hay que tener en cuenta otra cosa: a la mayor cantidad de gente que está muriendo por este virus, probablemente, no le servirían las vacunas, ni los tratamientos, ya que hablamos de gente muy frágil con muchas patologías que tiene un organismo que ya no funciona bien. Lo mejor será producir una vacuna que produzca un efecto protector en la sociedad para que el virus no llegue a esa gente, que seamos inmunes nosotros para que no llegue a ellos.