13 junio 2021
  • Hola

José María Lago, experto en materia fiscal: “Jugar con los tributos para atraer inversiones es tentador, pero resulta peligroso”

El catedrático de Derecho Tributario defiende una mayor armonización entre comunidades y exige el fin de los fueros de País Vasco y Navarra por constituir un ‘monumental agravio’ que genera un ‘perverso efecto emulación’

16 may 2021 / 19:11 H.

El catedrático de Derecho Tributario y magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, José María Lago, defiende una mayor armonía fiscal en España y eliminar tributos innecesarios.

–¿Qué impacto generan las nuevas bonificaciones de Sucesiones y Donaciones?

–Pese a la propaganda institucional, hay que recordar que el impuesto no ha sido suprimido. Sigue vigente para todo tipo de transmisiones lucrativas, intervivos y mortis causa, frecuentes y onerosamente gravadas entre tías y sobrinos, por ejemplo. Si recaudaba 100/200 millones de euros anuales en Castilla y León, y ahora deja de recaudar 35 millones, quiere decir que sigue operativo en gran medida. Efectivamente, con la reducción de 400.000 euros y el 99% de bonificación a las empresas, ya se dejaba prácticamente sin tributar a la gran mayoría de las herencias. Por otra parte, la supresión es una medida populista de escaso fundamento técnico jurídico. No hay impuesto más fundado que el que grava una riqueza obtenida “sin dar un palo al agua”, y ese es el caso del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Cosa distinta es que en su diseño legal incurra en progresividad excesiva, y que las CCAA hayan tratado de paliarla a cañonazos, violentando una y otra vez el principio de igualdad.

–Las comunidades están compitiendo en materia fiscal. ¿El Estado debe intervenir para buscar una mayor uniformidad fiscal?

–Un poco de competencia fiscal es sana e inherente al principio constitucional de autonomía financiera, en virtud del cual puede haber algunas diferencias fiscales entre CCAA como las hay entre ayuntamientos. Lo que no es razonable es la disparidad excesiva, del 0 al 100, en ningún tributo cedido a regiones y municipios, pues ello violenta los principios de generalidad e igualdad y genera agravios comparativos incomprensibles por los ciudadanos. La armonización ya la propuso la Comisión Lagares, nombrada por el PP, no se la inventado este Gobierno de ahora.

–Hay políticos e inclusos expertos que acusan a Madrid de ser un paraíso fiscal.

–Un paraíso fiscal es un territorio opaco, que no informa de las actividades económicas con trascendencia tributaria que se producen en su interior y que mantiene unos tipos impositivos anormalmente bajos en la imposición sobre la renta de las personas físicas y jurídicas. Ninguno de los dos requisitos se dan en el caso de Madrid, que hace uso de su autonomía fiscal de forma discutible, excesiva en mi opinión en lo que se refiere al impuesto sobre el Patrimonio y al de Sucesiones y Donaciones. Pero no tiene nada de paraíso. Pese a los esfuerzos propagandísticos y demagógicos de los unos y de los otros, los impuestos que se pagan en España son muy parecidos en las CCAA de régimen común. Montoro podría haber sido ministro de Hacienda socialdemócrata en cualquiera de los Gobiernos, como Solchaga y Boyer.

‘Los tipos impositivos nórdicos aplicados a rentas mediterráneas producen efectos devastadores en la capacidad de consumo de la gente’

–¿Por qué a Madrid se le critica por bajar impuestos, mientras que País Vasco y Navarra tienen tanta o más libertad fiscal?

–El régimen fiscal foral del País Vasco y Navarra es un privilegio decimonónico que hay que eliminar progresivamente. La Constitución ampara los derechos históricos, según la D.A. 1ª, pero nadie lee que también dice que ha de actualizarse dentro del marco constitucional, esto es, atendiendo a criterios de solidaridad e igualdad que hoy se incumplen flagrantemente. La financiación per cápita de esos territorios es un 50% superior a la de los territorios de régimen común y eso lo sufragamos todos los contribuyentes del resto de España. Sencillamente insufrible. Como los grandes partidos no han querido o no han podido meterle mano a este monumental agravio, Madrid ha intentado hacer la guerra por su cuenta, lo que solivianta a otras CCAA. Pero el problema no lo ha generado Madrid, el perverso efecto emulación que denuncié hace años lo han generado esas comunidades forales, con sus rebajas fiscales insolidarias.

–¿Castilla y León, teniendo en cuenta que compite con Madrid, País Vasco y Navarra por cercanía para atraer empresas, debe apostar por esa misma política?

–La función de los impuestos es recaudar dinero para hacer frente al gasto público, con mesura y proporcionalidad. Todas las demás funciones, extrafiscales, hay que ejercitarlas con extraordinaria prudencia. Jugar con los tributos para atraer inversiones es tentador, pero resulta peligroso, cuando no temerario y contrario a derecho comunitario, que prohíbe ayudas discriminatorias, y a derecho constitucional, cuando no hay razón suficiente en que fundarlas. Ciertamente, el sistema está plagado de medidas, tributos e incentivos de dudosa constitucionalidad y acomodo al ordenamiento comunitario. Pero eso no legitima que sigamos añadiendo más. Al contrario, hay que depurar todas los que sobran, algunas bastante ineficientes.

‘Madrid hace uso de su autonomía fiscal de forma discutible, excesiva en Patrimonio y Sucesiones y Donaciones. Pero no tiene nada de paraíso’

–El Gobierno ha incluido en su plan a Europa la retirada de la tributación conjunta en IRPF. ¿Qué impacto tiene?

–Afecta a 4 millones de declarantes, mayoritariamente de rentas medias y medias bajas. Fundamentarlo en que desincentiva la incorporación de la mujer al trabajo me parece muy frágil. No conozco a nadie que rechace una oferta de trabajo por ahorrarse 600 euros de impuesto, que es la media efectiva de la reducción eliminada. Estaría loco de atar.

–¿Ahora debería llevarse a cabo una subida de impuestos?

–No creo que sea el momento, después del daño que ha hecho la pandemia. Al contrario, podrían aliviar la presión que soportan las clases medias trabajadoras en el IRPF, con tipos impositivos nórdicos aplicados a rentas mediterráneas, que producen efectos devastadores en la capacidad de consumo de la gente. También podrían rebajar el Impuestos de Actos Jurídicos Documentados, auténtica pedrada que se soporta en cuanto se acude a la notaría a escriturar una hipoteca o una compraventa, gravando una capacidad económica escuálida, cuando no inexistente. O suprimir o aliviar buena parte de los impuestos a las compañías eléctricas, fácilmente repercutibles en el precio que pagamos todos los consumidores y usuarios. Estos sí que son impuestos onerosos a diario, y no el de Sucesiones y Donaciones. porque heredar, hereda uno de guindas a brevas... Por su parte, a la Agencia Tributaria le queda aún mucha tarea en la lucha contra el fraude. Con un 20% de economía sumergida no se puede presumir de eficacia tanto como presumen. Trayendo al redil a todos los que están con un pie fuera del sistema, o con los dos, podríamos pagar algo menos los que ya estamos bien exprimidos dentro.

‘No hay impuesto más fundado que el que grava una riqueza obtenida “sin dar un palo al agua”, y ese es el caso de Sucesiones y Donaciones’

–Desde hace años está pendiente la reforma de financiación de CCAA y entidades locales. ¿Hacia donde debe ir?

–Suprimiendo todos los fondos que no sean el de Garantía de servicios Públicos Fundamentales, que nivela la sanidad, la educación y los servicios sociales, y es el único bien diseñado. Sobran los distorsionadores fondos de suficiencia, convergencia, competitividad y cooperación, que se inventó la reforma 2009. También potenciando el Fondo de Compensación Interterritorial, para aumentar la inversión en las regiones menos desarrolladas y fijando umbrales a las tarifas, reducciones y deducciones autonómicas en los impuestos cedidos. Hay que ordenar la imposición pretendidamente ambiental, que encubre impuestos a las empresas que éstas repercuten fácilmente en precios a consumidores y usuarios. No puede haber 95 impuestos autonómicos propios. Esto no es un sistema tributario creíble, más parece la selva.

–Tras cuatro años de la sentencia del TC sobre la plusvalía, aún no se ha cambiado la ley.

–Lamentable la tardanza en resolver esto, siquiera sea por Decreto-Ley, al que tan aficionado es este Gobierno. En línea y media se podría haber solucionado provisionalmente, en vez de mantener en la zozobra a los sujetos activos y pasivos. Ni se pueden gravar ganancias que no existen ni se puede privar a nadie del derecho a probarlo. Es increíble que hayamos llegado a esta situación, bien resuelta, aunque tarde por Tribunal Constitucional y el Supremo, en la medida que les cabe, porque legislar le corresponde al Parlamento, y les están sacando las castañas del fuego los tribunales de justicia.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png