Borrar
Contenedores en un barco de la naviera Maersk. E.P.
El 7% de las importaciones de Salamanca, en riesgo por la crisis del Mar Rojo

El 7% de las importaciones de Salamanca, en riesgo por la crisis del Mar Rojo

En menos de tres meses se ha triplicado el coste de traer un contenedor por mar desde Asia

Sábado, 10 de febrero 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En apenas una semanas el contenedor que llega de Asia por vía marítima ha pasado de tener un precio de 1.500 dólares a pagarse por 4.000 o 5.000 en el mejor de los casos. Es el incremento de costes, que según explica el presidente del Grupo Andrés, Eustaquio Andrés, ha experimentado su empresa como consecuencia del conflicto palestino-israelí y más concretamente de la crisis del Mar Rojo. Tener que rodear toda África, en vez de acortar distancia por el canal de Suez, no solo ha disparado los costes logísticos, sino que también está generando retrasos en la llegada de las importaciones. Eustaquio Andrés lo sabe bien, porque es una de las empresas de la provincia que más productos trae en barco desde países asiáticos. De hecho, dos de cada tres euros que se destinan en Salamanca a importar mercancía desde este continente por vía marítima, lo que implica más de 42 millones de euros entre enero y noviembre del pasado año, se destinan a la compra de neumáticos, según los datos del Ministerio de Industria.

Pero hay más productos que se importan desde Asia y cuyos costes se están disparando como consecuencia de una crisis que comenzó el pasado octubre con los ataques de los hutíes de Yemen a las embarcaciones del Mar Rojo y que en enero llevó a que navieras, como Maersk, cambiarán sus rutas para evitar esta zona de conflicto. De las mercancías por valor de 1.026 millones de euros que importó Salamanca en los once primeros meses del pasado año, un 6,67% —68,4 millones— llegaron por mar desde Asia, mayoritariamente por el canal de Suez, una ruta hoy vedada. Las compras de mayor importe que desde Salamanca se hacen en ese continente son, además de neumáticos, maquinaria de uso industrial, aparatos eléctricos, hierro, acero, aparatos de precisión, electrodomésticos y textiles. El principal país de origen de estos productos es China, que acapara más del 70% —48 millones de euros entre enero y noviembre de 2023— de las importaciones que desde Asia hacen las empresas de esta provincia. Le siguen India, Taiwán y Corea del Sur, con más de un 7% cada una.

El incremento de los costes logísticos por tener que llevar estas mercancías navegando hasta el cabo de Buena Esperanza para rodear África, y que se prevé que seguirá aumentando, conllevará una subida de los precios de esos productos o de los que se elaboren con ellos en Salamanca. Una situación que a medio plazo los empresarios afectados creen que puede resultar insostenible.

Impacto en el transporte

«Nos vemos directamente perjudicados. Sufrimos el encarecimiento de todos nuestros productos, recambios y repuestos. Y solo hay que ver como ha subido el precio del petróleo en el último mes a raíz del conflicto», explica el presidente de la Asociación de Empresarios de Transportes Discrecionales (Aestradis), Paulino Benito. Solo en los últimos días el gasóleo se ha encarecido un 4%. Señala además que mercancías cuya llegada ya estaba concertada se están demorando por el trayecto más largo que tienen que hacer los barcos. En la misma línea, el presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos de Salamanca (Astasa), José Antonio Mateos, remarca que la crisis del Mar Rojo «es lo que más nos está afectando». «Es un atajo muy importante que abarata mucho los costes. En dos días el barril de petróleo ha tenido un repunte considerable y todo parece venir dado por la guerra entre Israel y Palestina», apunta señalando que, si bien sí se está notando en los carburantes, en el resto de derivados del petróleo todavía no se ha empezado a percibir la subida de precios.

La carne charra más cara en Asia

Pero el conflicto del Mar Rojo no solo afecta a las importaciones, sino también a las exportaciones de la provincia. El 4,18% del dinero procedente de las exportaciones que ingresan las empresas salmantinas es por mercancías enviadas a países asiáticos vía marítima. En los once primeros meses del pasado año, supuso 42,8 de los casi 1.022 millones de euros que se ingresaron por la venta de productos en el exterior.

La principal mercancía charra que se lleva por mar a los países orientales son los productos cárnicos. El pasado año se registró un incremento de un 18,3% en las exportaciones de este tipo de alimentos —de ventas por 30,5 millones de euros en 2022, sin incluir diciembre, se pasó a 36,1 en el mismo periodo de 2023—. Otros productos de origen animal, minerales y neumáticos son otras de las materias primas y productos manufacturados que parten de esta provincia para llegar por mar hasta Asia y cuyas ventas en ese continente pueden verse reducidas por el incremento de los costes logísticos.

Después de los países europeos, los asiáticos, aunque en mucha menor medida, son el principal destino de las exportaciones de las empresas salmantinas. Las operaciones comerciales con América representan un 60% de las que se realizan con el continente oriental. Por el contrario, Salamanca sí importa más mercancía desde el otro lado del Atlántico que desde Asia. Y más de una cuarta parte del volumen que Salamanca recibe del resto del mundo llega por mar hasta España.

«Esto no se puede sostener»

Al Grupo Andrés, que dado el gran volumen de mercancía que trae en contenedores de Asia —entre 8 y 10 al día— cuenta con precios más favorables, el coste del contenedor casi se le ha cuadruplicado en poco más de dos meses, por lo que a las compañías salmantinas que importan menor cantidad de mercancía las tarifas se le han disparado mucho más como consecuencia de la crisis del Mar Rojo. Pero ésta no es la única consecuencia, el presidente de la compañía distribuidora de neumáticos, Eustaquio Andrés, apunta que los productos están llegando con 15 o 20 días de retraso respecto a los plazos habituales al tener que rodear África. Precisamente ante estas demoras, su compañía ha tenido que duplicar pedidos para no tener problemas de stock. Esto les está permitiendo no sufrir graves problemas de falta de mercancía.

«Es lógico que la naviera que tiene que hacer un recorrido extraordinario lo cobre», apunta. «Eso nos está obligando a bajar márgenes y estamos absorbiendo nosotros el aumento de los costes para no subir el precio, porque entendemos que es una medida temporal «, remarca el presidente de este grupo empresarial. No obstante, Eustaquio Andrés deja claro que la actual situación es insostenible en el tiempo. «Se tiene que solucionar porque, si no, en Europa se va a encarecer todo. Esto es una cadena, y al final el aumento de los costes se acabará repercutiendo. Ahora, como digo, lo podemos absorber nosotros porque tenemos mucho stock y porque estamos reduciendo el margen para no perder ventas, pero realmente a medio plazo no podemos mantenerlo», explica el empresario. «Dentro de un par de meses, ya no podremos mantener esto, tendríamos que subir precios con lo que ello conlleva: se encarece el producto, seguramente venderíamos menos y el problema se agravaría», resume insistiendo en la necesidad de buscar una solución a esta crisis derivada del conflicto palestino-israelí.

Si la actual situación se alarga en el tiempo, Eustaquio Andrés apunta que, como ocurrió en pandemia, hay algunos productos que se importan desde China que podrían llegar a ser sustituidos por otros que se fabriquen en Europa y que pasen a tener ya precios competitivos. Sin embargo, hay otros artículos de alta gama que llegan de otros países asiáticos, como Corea o Japón, que resultan difíciles de reemplazar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios