22 septiembre 2019
  • Hola

Honoris causa por la Universidad de Salamanca bajo sospecha

Las acusaciones de acoso sexual contra el tenor Plácido Domingo, reconocido por la Universidad de Salamanca con su máxima distinción, ha reabierto el debate sobre si debería existir algún mecanismo para retirar el honor

09 sep 2019 / 16:36 H.

La Ópera de Los Ángeles, institución que dirige Plácido Domingo desde el año 2003, se ha tomado muy en serio las acusaciones de abuso sexual y comportamiento indebido publicadas contra Plácido Domingo. Once nuevas mujeres han acusado al tenor español de acoso sexual, sumándose a las denuncias que varias mujeres realizaron en agosto.

Plácido Domingo, fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca en el año 2015. Su reconocimiento causó una gran expectación y los que acudieron al solemne acto en el Paraninfo aún recuerdan cómo el cantante de ópera deleitó a los asistentes con la interpretación de una pequeña pieza musical. Las acusaciones de acoso sexual, que de momento están siendo investigadas, podrían ensombrecer esta distinción, pero no es el único doctor honoris causa por el Estudio más antiguo de España en el punto de mira, eso sí, su caso ha reabierto el debate sobre si es necesario, o no, un mecanismo por el que de algún modo la Universidad retire el reconocimiento de confirmarse que las acusaciones son ciertas.

Honoris causa por la Universidad de Salamanca bajo sospecha

A comienzos de año, hubo un terremoto político y social en Costa Rica cuando siete mujeres aseguraron haber sido víctimas de abusos sexuales por parte del expresidente, Óscar Arias, Premio Nobel de la Paz. Fue en el año 2009, en un acto presidido por el entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, cuando el político fue reconocido por la Universidad.

También el año pasado fue denunciado por acoso sexual Francisco J. Ayala, biólogo español de gran prestigio hasta entonces. En este caso son cuatro mujeres de la Universidad de California Irvine, centro en el que Ayala era toda una institución, las que realizaron las duras acusaciones. Da la casualidad de que el científico recibió la máxima distinción de la Universidad de Salamanca en 2009, mismo año que Óscar Arias, aunque en distinta ceremonia.

Honoris causa por la Universidad de Salamanca bajo sospecha

En ambos casos, el reconocimiento tenía por objeto destacar su trayectoria profesional, así que, indudablemente, lo sucedido afea su currículo y hace cuestionar si los premios que han recogido son indicados o no.

De momento, en la Universidad de Salamanca no se ha tomado ninguna decisión al respecto y, además, no existe un mecanismo para poder ejecutar la retirada del premio.

El único antecedente es el de 2008, cuando a petición de los estudiantes la institución académica rechazó el doctor honoris causa de Francisco Franco. Fue un acto simbólico acompañado de una declaración de rechazo de la concesión del más importante grado académico a Franco “por entender que nunca reunió méritos científicos, académicos, sociales, ni personales que lo hicieran merecedor de ostentar dicho honor”.

Honoris causa por la Universidad de Salamanca bajo sospecha

El caso de Lula da Silva. Hay un cuarto caso que afecta a la Universidad de Salamanca, aunque en este caso no son acusaciones de abusos sexuales, sino una condena por corrupción y blanqueo de capitales. Hablamos de Lula da Silva, expresidente de Brasil, que recibió el máximo título académico del Estudio en abril de 2014.

Con motivo de su ingreso en prisión, el rector Ricardo Rivero, dejó claro que la decisión de la retirada del honoris no le correspondía a él, sino a los órganos de Gobierno de la institución académica. En cualquier caso, nunca ha habido un pronunciamiento a nivel oficial.

El dilema sobre qué hacer en estos casos no lo tiene solo la Universidad de Salamanca, afecta prácticamente al conjunto del sistema universitario español e internacional y otras instituciones, como la academia sueca que otorga el Nobel.

Rodrigo Rato, Mario Conde, Jordi Pujol o Gerardo Díaz Ferrán fueron investidos doctores honoris causa por distintas universidades y, salvo en casos excepcionales, no se les ha retirado la distinción.

El debate está abierto.