Borrar
Jesús Francisco Lozano, MIR número 26, se hará hematólogo en Salamanca.
«Los hematólogos ya nos han dicho que esta especialidad no es para hacerse rico»
ENTREVISTA A JESÚS FRANCISCO LOZANO

«Los hematólogos ya nos han dicho que esta especialidad no es para hacerse rico»

El médico granadino podía elegir cualquier hospital de España y se decantó por Hematología en el Hospital de Salamanca

Javier Hernández

Salamanca

Domingo, 28 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El MIR número 26 de toda España tenía un número lo suficientemente bajo para elegir cualquier hospital y especialidad. Se decantó por Hematología en el Hospital de Salamanca. ¿Qué es lo que le ayudó a decidirse? Ver en persona la forma de trabajar de los que, desde el 6 de mayo, van a ser sus nuevos compañeros durante cuatro años.

-¿Quién está detrás del número 26 del MIR?

-Soy un médico de Granada. Hice la carrera en la Complutense y estuve preparando el MIR en academia de Madrid y después en Granada. Hice el examen y lo cierto es que me salió muy bien.

-¿Cómo ha sido el proceso de elección hasta recalar en Salamanca?

-Pues muy complicado. Dudé entre muchas especialidades. Sí tenía claro que quería una especialidad médica, no quirúrgica, pero me planteé desde Neurología hasta Nefrología y siempre tuve presente la Hematología. He visitado muchos hospitales para recoger información hasta que descarté las demás opciones y opté por Hematología. A partir de ahí fui a los centros más grandes y con más fama porque mi idea era ir a Madrid, pero un día me hablaron de Salamanca y su tradición en la Hematología. Les visité y solicité rotar un día con ellos. ¡Me encantó! Estuve toda la mañana con Adolfo y Carmen, unos residentes que estaba en planta, y con la adjunto Mónica. Me convenció por completo.

-¿Qué le hizo decantarse por Hematología?

-Dieron una charla en las jornadas post-MIR y como me gusta mucho la investigación, creo que aquello fue un factor determinante.

-A pesar de que no es una de las especialidades que antes se agotan.

-Eso es cierto. De hecho recibí muchos comentarios del tipo «pero con la nota que tienes, cómo no has elegido esta otra especialidad…». Yo tenía claro que no quería una especialidad tan intervencionista, sino más médica.

-Parece claro que los MIR buscan una especialidad con buenas salidas quirúrgicas. En cierto modo usted ha renunciado al dinero.

-Sí, desde luego que la salida privada es uno de los criterios más importantes. Cuando hablamos con los de Hematología ya nos avisan que esto no es para hacerse rico, pero sí es bonita y satisfactoria porque se trata de pacientes muy graves y difíciles. Poder formarte para ayudarles es satisfactorio.

-¿Cómo se ve el Hospital de Salamanca desde fuera?

-Yo creo que en términos generales es desconocido, o al menos no se puede comparar con los de Madrid, pero cuando hablamos de Hematología, con personas de cualquier parte de España, lo conocen de sobra. Me dijeron que era de lo mejor de toda España.

-¿Deseoso de empezar o apenado de despedirse de la familia?

-Empezamos el 6 de mayo y siento un poco de las dos cosas, pero por encima las ganas de comenzar porque todo el trabajo de estos años era para llegar a este momento.

-¿Cómo son los preparativos de un MIR de fuera de la ciudad para aterrizar en Salamanca?

-Es bastante estresante porque tienes que buscar casa y en mi caso no tengo ni familia, ni amigos, ni conozco la ciudad. Tengo nervios y estrés añadido. Estoy el trámite de buscar piso junto con otros residentes, pero hay varios grupos de Whatsapp en los que nos ayudamos.

-¿Tendrá asumido que un granadino pasará algo de frío aquí?

-Lo sé. Es uno de mis grandes miedos porque soy bastante friolero.

-¿Se hace una idea de por dónde irá el futuro de esta especialidad?

En estos momentos no. Vengo a aprender y absorber porque mi conocimiento ahora es nulo, pero siempre he visto la Hematología como una especialidad puntera, con nuevos tratamientos, y que vive en una constante evolución.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios