28 septiembre 2020
  • Hola

Fin a las carreras ilegales en este barrio de Salamanca. Aquí estará ubicado el nuevo radar

Estará ubicada en la calle Manuel Ramos Andrade y podrá multar a partir de octubre

07 ago 2020 / 08:59 H.

Hace unos meses los vecinos del barrio de Huerta Otea mostraron su malestar con la incipiente proliferación de carreras de coches, en especial en las noches, lo que provocaba numerosas molestias. Además, también se produjeron algunos accidentes, lo que provocó una campaña en redes sociales para solicitar medidas de seguridad y coercitivas que ahuyenten a los conductores negligentes. El Ayuntamiento de Salamanca valoró diversas opciones a través de la Concejalía de Protección Ciudadana, Tráfico y Transportes que dirige Fernando Carabias. Desde la Asociación de Vecinos de Huerta Otea se propuso la conveniencia de elevar los pasos de peatones, aunque finalmente la opción elegida es instalar una caja de radar en la calle Manuel Ramos Andrade, que limite la velocidad a 50km/h. De esta forma, se convertirá en la décimo quinta caja que albergue los dos radares adquiridos por el Ayuntamiento de Salamanca durante el pasado año.

Según ha podido saber LA GACETA, la caja donde se instalará el radar será adquirida en breve por el Consistorio, incluso este mismo mes de agosto. A continuación tendrá que enviarse al Instituto Nacional de Metrología para que sea calibrada, antes de que esté en funcionamiento. Es probable que pueda estar en funcionamiento en el mes de octubre para tratar de frenar, por un lado, la celebración de carreras clandestinas de vehículos, y por otro lado, que los conductores rebasen la limitación de 50km/h en la zona.


Las vías más afectadas por incidentes por exceso de velocidad son las calles José de la Mano Beneite, Antonio Ponz y Antonio Llorente Maldonado, todas ellas paralelas al río Tormes, así como la calle Manuel Ramos Andrade, que a diario soporta el paso de numerosos vehículos. De hecho, a finales del pasado año se produjo una grave colisión entre dos vehículos, así como un atropello. El barrio de Huerta Otea se ha convertido en uno de los más poblados de la ciudad, con un notable incremento de vecinos gracias a la proliferación de promociones de viviendas, con numerosas familias con niños pequeños.