05 agosto 2020
  • Hola

Fiasco de la píldora para dejar de fumar

Aunque el Ministerio de Sanidad de Carcedo se comprometió para el 1 de enero, las farmacias no pueden entregar el medicamento con receta por no tener el ‘código precinto’

15 ene 2020 / 09:27 H.

La ya exministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, anunció a bombo y platillo una nueva medida para aquellos que buscasen dejar de fumar: financiar uno de los medicamentos más utilizados a partir del 1 de enero: el Champix (vareniclina), Sin embargo, dos semanas después los salmantinos que han acudido a las farmacias tras visitar al médico de Atención Primaria se han encontrado con que la única forma de acceder al medicamento es la misma que en 2019: pagando la caja con el tratamiento íntegro que permite seguir fumando la primera semana.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Salamanca, Carlos García Pérez-Teijón, detalla que los envases recibidos por los laboratorios no incorporan el cupón precinto, el código necesario que deben llevar todos los medicamentos que son financiados por la Seguridad Social. “Los médicos lo pueden recetar pero nosotros no lo podemos dispensar rebajado”. El fármaco tiene un precio aproximado de 80 euros, en función del envase, que se reduciría en más de 20 euros respecto a si estuviera financiado. Es decir, el precio del medicamento sin financiar sigue siendo más barato que el gasto de un fumador por una cajetilla de tabaco diario (en torno a 141 euros al mes). La financiación está sujeta a la aportación del paciente, según su código (TSI). Por el momento, el Colegio de Farmacéuticos no tiene una fecha para que pueda entrar en vigor y están a la espera de los envíos desde los laboratorios.

Los coordinadores de los centros de salud de Salamanca han recibido una formación específica sobre el tratamiento

Sin embargo, dejar de fumar simplemente con este tratamiento no es una fórmula mágica. La Gerencia de Atención Primaria ha realizado una formación específica para los coordinadores de los centros de salud de Salamanca para que expliquen las características de este nuevo tratamiento a los pacientes. Así, los médicos recuerdan que la “fuerza de voluntad” es imprescindible para abordar el tratamiento. Las solicitudes de información por parte de los pacientes ha hecho que también haya habido dudas entre los facultativos en este inicio de año, ya que el inicio del tratamiento implica una revisión continua y un apoyo por parte de los facultativos. Para solucionar las dudas, los médicos pueden dirigirse al departamento de Farmacia de Atención Primaria que se están encargando de explicar cómo debe ser el proceso del inicio del tratamiento.

La Gerencia Regional de Salud incluyó en el Plan Integral de Atención a Personas Fumadoras este fármaco que exige tener un alto nivel de consumo y dependencia, lo que equivale a fumar diez o más cigarrillos al día y tener una puntuación igual o superior a 7 en el test de Fagerström. La recomendación es mantener el tratamiento entre 2 y 4 meses. Si se mantienen 12 semanas, las opciones de dejar de fumar se multiplican.

Las condiciones: un tratamiento al año y haber intentado dejarlo al menos una vez en 2019

No todos los pacientes que quieran dejar de fumar podrán hacerlo con el medicamento financiado. La Gerencia Regional de Salud, al igual que en el resto del país, ha establecido unas prioridades para garantizarse que la persona que inicie el tratamiento tenga la fuerza de voluntad para hacerlo.

Entre las condiciones, se necesita que los pacientes estén incluidos en un programa de apoyo de deshabituación tabáquica implementado por la Gerencia o se tenga motivación expresa de dejar de fumar. Para ello, se necesita que el paciente haya intentado al menos una vez de dejar de fumar el pasado año.

Del mismo modo, también se debe tener un alto nivel de consumo o dependencia consumiendo más de diez cigarrillos al día y tener una puntuación superior a 7 en el test de Fagerström. De hecho, la Consejería de Sanidad en el comunicado en el que anunció la entrada en vigor de la financiación señaló que la intervención con fármacos no se debe proponer al paciente desde el primer momento en el que acude a la consulta y es incluido en el proceso asistencial, sino que es preciso realizar intervenciones motivacionales y de consejo.

La prescripción y la dispensación en las oficinas de farmacia se realizan mediante el sistema de receta electrónica y la financiación incluye un único intento anual por paciente con un tratamiento durante doce semanas en el caso de la vareniclina o durante nueve semanas con buroprión. La aplicación de estos criterios se realiza mediante una validación del cumplimiento de los mismos, según los datos recogidos en la historia clínica del paciente.

PALABRAS CLAVE