11 agosto 2020
  • Hola

Familias y empresas encaran la crisis con la mitad de deuda que en 2008

El volumen de los préstamos que tenían concedidos a final de marzo era de 5.433 millones, frente a los 9.678 de la anterior recesión | Los ahorros, en máximos históricos

13 jul 2020 / 08:49 H.

Los economistas señalan que un punto a favor del futuro de España para afrontar la nueva crisis provocada por la pandemia reside en que, a diferencia de la de 2008, la situación de partida de las familias y empresas es mucho mejor. Los últimos datos del Banco de España lo confirman. El sector privado de Salamanca llega con un endeudamiento muy inferior al que tenían cuando comenzó la anterior recesión, casi la mitad que entonces. Además, los ahorros de particulares y empresas, claves para encarar una época de carestía, se encuentran en su punto más alto de la serie histórica.

El volumen de los préstamos asciende a 31 de marzo a 5.433 millones de euros. La cifra puede parecer alta, pero está muy lejos de la deuda que soportaban familias y empresas salmantinas a principios de 2008. Entonces, la suma de lo créditos pendientes de abonar ascendía a 9.678 millones. La mejor situación actual responde, en parte, a las consecuencias de la anterior recesión. La crisis de 2008 provocó un aumento de los impagos en las devoluciones de los créditos, lo que llevó a las entidades financieras a endurecer los requisitos para que el sector privado accediera a los préstamos. Una situación que se mantuvo incluso con la recuperación económica, aunque entonces los bancos comenzaron a mostrar una actitud más flexible. La situación, tras más de una década de bajadas más o menos cuantiosas, se había normalizado, a la espera de conocer qué ha supuesto y supondrá la pandemia en la concesión de crédito.

Es de esperar que en los primeros meses haya un incremento de los préstamos, sobre todo para empresas, debido a las diferentes líneas de financiación que han puesto en marcha las administraciones públicas. Habrá que esperar si, una vez pasado ese empuje avalado por el sector público, los bancos mantienen abierto el grifo o lo vuelven a cerrar para evitar impagos como ocurrió en la anterior crisis.

El estudio del Banco de España también confirma otro crecimiento, el del ahorro de familias y empresas salmantinas. La incertidumbre política y económica de los dos últimos años ha llevado al sector privado de la provincia a ser más cauto a la hora de invertir su dinero, razón por la que el volumen de los depósitos ha aumentado hasta los 9.204 millones de euros, la cifra más alta de la serie histórica.

La diferente tendencia que han seguido los ahorros y los préstamos ha provocado que la solvencia esté más garantizada que en 2008. Entonces el crédito superaba en más de 1.600 millones a los depósitos de particulares y empresas, mientras que ahora se ha volteado la situación, con 3.800 millones más de ahorros que de deuda.

PALABRAS CLAVE