25 junio 2022
  • Hola

Fallecer en casa: “Mi tío murió en paz. Recibió un gran cariño y humanidad”

El relato de la sobrina de un usuario de INTecum, programa de atención integral a personas terminales, destaca el trato de los profesionales y la gran ayuda a la familia

30 ene 2022 / 12:15 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Mi tío tenía claro que quería morir en su casa y cumplimos su voluntad a rajatabla. Viudo y sin hijos, tardó en contarnos que padecía un cáncer de pulmón. Una enfermedad que tras dos ingresos en el hospital de Los Montalvos comenzó a empeorar por la metástasis”. Es el relato de la sobrina de un usuario del programa INTecum en la provincia de Salamanca, que destaca los beneficios del proyecto tanto para el enfermo como para la familia.

“Fue una enfermera de paliativos y también en Servicios Sociales quienes le comentaron a una prima nuestra de la existencia de este programa”, explica. Tras aceptar, los asistentes sociales acudieron a la casa del paciente para incluir mejoras como el colchón antiescaras.

Las dos últimas semanas de su vida, el usuario, de 86 años, las pasó en su hogar en Béjar. “Las profesionales le atendían con gran humanidad. Siempre con una sonrisa, cariñosas, amables y delicadas. Se implicaban tanto o más que un familiar. Le aseaban, le calentaban y le daban la comida que venía preparada del catering de Asprodes, le pinchaban la eparina... atendían a todos los requerimientos de mi tío. Fueron nuestros ángeles de la guarda en un momento muy delicado, ya que a nivel médico ya no podíamos hacer nada”, confiesa la sobrina, que reconoce que de haber estado ingresado su tío en Los Montalvos en el final de sus días, hubiera supuesto una gran carga emocional y física para el único familiar permitido como acompañante en el hospital y que se tendría que desplazar desde Béjar.

“Sin embargo, con este programa, la familia hemos respirado y hemos podido acompañarle todos. Mi tío murió en paz, tranquilo y rodeado de su gente. Psicológicamente es muy dura la situación pero yo sé que se fue en paz y sin dolor”, relata la sobrina. “Es terrible ver cómo se deteriora una persona y no sólo los familiares en estos casos reciben apoyo psicológico, sino también las cuidadoras. Nosotros al día siguiente de fallecer mi tío nos llamaron para ofrecernos ayuda psicológica en caso de necesitarlo. Es un proyecto buenísimo, mejor imposible, y un alivio para la familia saber que el enfermo recibirá esa atención integral”, concluye.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png