Borrar
Personal del equipo de investigación de Raúl Rivas para la investigación de bacterias.
Los expertos salmantinos llaman a vigilar de cerca la bacteria carnívora

Los expertos salmantinos llaman a vigilar de cerca la bacteria carnívora

El estreptococo de tipo A que produce la enfermedad necrosante existe en España pero «ni es la cepa dominante ni es tan agresivo como el de Japón»

Javier Hernández

Salamanca

Jueves, 20 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La conocida como 'bacteria carnívora' ya ha infectado en Japón a cerca de 1.000 personas y en apenas un trimestre habría causado un total de 77 fallecimientos.

Aunque la situación de Europa no tiene nada que ver con la de Japón, las autoridades sanitarias instan a extremar la vigilancia para evitar una incidencia similar.

El microbiólogo y catedrático de la Universidad de Salamanca, Raúl Rivas, apunta que la variante de la bacteria que causa esta enfermedad ya ha sido detectada en varias ocasiones en España, pero «de momento no es la más dominante, como así sucede en Japón, ni tampoco es más agresiva que otras».

La bacteria en cuestión no es otra que el estreptococo de tipo A o estreptococo Diógenes.

«El estreptococo es una bacteria muy conocida desde hace muchos años y con numerosas variantes. La mayoría viven en armonía con nuestro organismo, pero otras son capaces de producir una toxinas y enzimas que las hacen más peligrosas», explica el doctor Rivas, que recuerda que desde el año 2014 ya se viene vigilando un aumento de las infecciones por el estreptococo del tipo A en el Reino Unido.

Por lo general, este estreptococo coloniza el tracto respiratorio superior y genera otitis, faringitis o mastitis, pero lo que están sufriendo los pacientes japoneses es una fascitis necrosante que va devorando los tejidos. Por eso la llaman carnívora.

La cepa del estreptococo tipo A que se detectó en Reino Unido es la etiquetada como M1UK, y la hipertoxina que porta y la hace especialmente peligrosa es la SPEA.

«Desde el año 2020 ya es dominante en Reino Unido, así como en otros países como Holanda, Australia, Canadá y Estados Unidos», enumera Raúl Rivas.

Esta misma variante es la que causa alarma en Japón desde 2023 y, además, «su tendencia de circulación es cada vez mayor. Es hipervirulenta», apuntan los expertos.

Lo que ahora tratan de descifrar los especialistas es por qué en Japón causa tanto daño y en otros países, no. Las teorías van desde las aglomeraciones que puede haber en el país asiático y que favorecen la transmisión y los contagios, hasta el déficit inmunitario que surgió tras la covid por el uso de mascarillas. Otra teoría más inquietante apunta a que la bacteria que circula en Japón se haya vuelto resistente a los antibióticos que existen, que «son bastante efectivos si se administran a tiempo».

La postura de microbiólogos como el salmantino Raúl Rivas es la de «animar a una vigilancia férrea, no alarmar y sí informar».

En el Hospital

El jefe del servicio de Microbiología del Hospital de Salamanca -Juan Luis Muñoz Bellido- indica que en el Complejo Asistencial se detectan con cierta frecuencia casos de estreptococo, incluido el de tipo A, pero puntualiza que «la mayoría de las veces son casos de faringoamigdalitis que no llegan a ser episodios graves invasivos». No obstante, reconoce que sí se han tratado algunos de estos casos invasivos. «No sería la primera vez que se ve un caso de fascitis necrosante, pero no es lo normal, sino al revés».

Muñoz Bellido sí recuerda un periodo a lo largo de 2023 en el que se trataron «más neumonías de lo habitual asociadas a estreptococo».

La causa de que en Japón haya tantos casos de infección invasiva que degenera en la bautizada como 'bacteria carnívora' puede deberse -en su opinión- a que «sea un genotipo más agresivo, porque esos cuadros tan agresivos siempre se vinculan a genotipos concretos. «En Salamanca, de momento, no se ha visto nada fuera de lo normal».

La mejor forma de detectar el estreptococo es mediante un cultivo que suele necesitar de 24 horas para generar resultados. «Si tenemos una sospecha razonable de este tipo de infección se empieza administrando el antibiótico de inmediato. Posteriormente, cuando se obtiene el resultado, se puede rectificar si no era adecuado, pero es importante el uso del antibiótico empírico porque la bacteria evoluciona de forma rápida y agresiva», concluye Muñoz Bellido.

Pediatría también trató el pasado año seis casos de estreptococo tipo A que causó escarlatina en los menores, pero no hubo fascitis necrosantes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios