29 septiembre 2020
  • Hola

Estas son las nuevas (y duras) condiciones para poner en alquiler un piso

Los contratos amplían la prórroga a 5 años, limitan la subida al IPC y los costes recaerán sobre el propietario

12 mar 2019 / 09:47 H.

El nuevo Decreto del Alquiler supondrá un paso atrás en el mercado al perjudicar al propietario, al que deja atado frente al inquilino en aspectos como la ampliación de las prórrogas, la limitación de las revisiones del alquiler a una vez al año y con el tope máximo del Índice de Precios al Consumo (IPC) y la imposición de límites para recuperar la vivienda, que solo se producirá si se incluye como cláusula de forma expresa en el contrato. Además, las fianzas se limitan a un mes y a dos las garantías, cargando sobre el propietario los gastos de gestión y formalización del alquiler.

Estas son las principales novedades:

1 IPC como tope para las subidas

El Índice de Precios al Consumo (IPC) será la cota máxima que servirá de referencia para actualizar los alquileres de los contratos que se firmen desde ayer. Además, según el nuevo decreto, no se podrán modificar los alquileres más de una vez en el año.

2 La prórroga sube de 3 a 5 años

Las prórrogas de los contratos de alquiler serán mucho más amplias ahora, dado que si el que contrata es una persona física subirán de 3 a 5 años, mientras que si es una empresa la que arrienda el plazo sube a 7 años, medida con la que el Gobierno pretende frenar los pies a los fondos buitre que han disparado los precios.

3 La prórroga tácita, de 1 a 3 años

Las prórrogas automáticas o tácitas, las que se producen cuando ninguna de la partes avisa de cambios en el plazo estipulado, sube del año actual a los tres años, por lo que cabe la posibilidad de que un alquiler de un año acabe en cuatro.

4 Recuperar el piso, más difícil

Para que el propietario, persona física, pueda recuperar la vivienda por necesidades familiares o de otro tipo tendrá que incluir previamente en el contrato una cláusula en la que exponga específicamente esa necesidad.

5 Más plazo de preaviso

El plazo de preaviso de finalización del contrato de alquiler sube sensiblemente para los propietarios. En todos los acuerdos firmados desde ayer tendrán que avisar con cuatro meses de antelación, mientras que al inquilino le bastarán solo dos.

6 Garantías limitadas a 2 meses

La nueva normativa mantiene el mes de alquiler como fianza pero limita a dos meses la garantía extra que piden algunos propietarios para garantizarse fondos que cubran posibles desperfectos.

7 Los gastos, para el dueño

Los gastos de gestión y formalización de los contratos recaerán sobre los propietarios a partir de ahora.

8 Aviso a Servicios Sociales

Los desahucios se notificarán sistemáticamente a los Servicios Sociales, que tendrán que analizar la situación de vulnerabilidad de los inquilinos, lo que retrasará el lanzamiento y los costes al dueño.

PALABRAS CLAVE