25 enero 2020
  • Hola

Entran en vigor las nuevas medidas de seguridad en los pagos con tarjeta

Establecen acciones adicionales de seguridad en las transacciones de pago electrónicas y en los accesos a las cuentas

13 sep 2019 / 22:15 H.

¿Es usuario de internet y está acostumbrado a realizar compras o accede a su cuenta bancaria a través de la red? Desde mañana, tendrá que realizar acciones adicionales de seguridad en las transacciones electrónicas de pago y en los trámites en las cuentas corrientes por internet.

Todo ello, ya que mañana, 14 de septiembre, entra en vigor la normativa técnica aplicable en materia de seguridad, —Reglamento Delegado (UE) 2018/389 de la Comisión (conocido como RTS en SCA & CSC)— que establece las obligaciones de la autenticación reforzada. ¿Esto qué quiere decir? Que los clientes tendrán que realizar una verificación de su identidad con dos o más factores de autenticación. Así, además de introducir del ‘clásico PIN’, recibirá un código a un dispositivo —generalmente el teléfono móvil del cliente— o introduciendo factores biométricos (algo que el usuario es, con respuestas a preguntas muy personales).

Cada entidad financiera, de manera individual, comunicará a sus clientes cómo le afectará a la operativa bancaria. En este sentido, los bancos trabajan para que la incorporación de la autenticación reforzada en dicha operativa se haga adoptando un equilibrio adecuado entre la seguridad y las necesidades de facilidad de uso y accesibilidad de los pagos electrónicos.

Este nuevo sistema de seguridad implicará algunos cambios en la experiencia de pago de los usuarios, no solo en la banca electrónica y aplicaciones bancarias para dispositivos móviles, sino también en los pagos con tarjeta, tanto para el comercio electrónico como para el comercio presencial —en algunos casos, en función de los bancos—.

Las asociaciones de usuarios insisten en algunos consejos básicos para los usuarios a la hora de operar de manera consciente y responsable. Entre ellas, comprobar que las claves se introducen en la banca electrónica o aplicación móvil del banco y no en portales o aplicaciones fraudulentas; que el banco nunca pedirá información ni por teléfono ni por mail sobre los códigos y elementos de seguridad; tampoco compartir con nadie las contraseñas de acceso a la banca electrónica, banca móvil ni las de las tarjetas.