25 enero 2020
  • Hola

El vandalismo vuelve a una nueva estación de autobuses que también tiene goteras

Han aparecido goteras, por lo que la Junta ha pedido a la empresa que resuelva cuanto antes el problema | Hay puertas rotas en el acceso a las dársenas por usuarios al forzarlas

14 ene 2020 / 07:36 H.

Han pasado varios meses desde que las obras para reforma de la estación de autobuses terminaron, aunque todavía su puesta a punto no ha llegado al 100%. Deficiencias que han aparecido en las últimas semanas, sumado al mal uso de determinadas instalaciones por algunos viajeros y que algunas zonas, sobre todo los cuartos de baño, han sido objeto de la acción de los vándalos, han afeado el aspecto de las remozada estación. En el primer caso, la Consejería de Fomento ya ha comunicado los problemas a la empresa adjudicataria para que los solucione cuanto antes, mientras que la gerencia de la estación tiene previsto adoptar medidas para informar a los usuarios de cómo manejar correctamente algunos de los servicios.

La Junta ha recibido recientemente quejas por la existencia de goteras y fallos en los mecanismos de algunas puertas. La Consejería de Fomento señala que las goteras se deben a las perforaciones que se realizaron para la instalación de los diferentes elementos de los sistemas de ventilación y climatización en la cubierta. Algunas de las filtraciones ya han sido solucionadas, aclara, mientras que en otras se está a la espera de detectar dónde se encuentran exactamente, ya que en tiempo seco no se ve con precisión el punto de entrada del agua.

En la zona de las dársenas, el mecanismo de una de las puertas que da acceso a los autobuses está roto. Una deficiencia de la que también tiene conocimiento la Administración regional para su posterior reparación. De hecho, el cierre de las dársenas ha sido una de las novedades que ha traído consigo la reforma de la estación de autobuses. El objetivo es que están puertas solo estén abiertas para la entrada o salida de los viajeros de los vehículos. Sin embargo, muchos usuarios desconocen que durante el resto del tiempo permanecen cerradas, por lo que las acaban forzando para intentar pasar. Un hecho del que es consciente la gerencia de la estación, que tiene previsto poner en marcha un sistema de información a los viajeros que ponga fin a estas malas prácticas.

En caso de que la empresa no reparara los fallos detectados en las instalaciones, la Junta lo haría a través de Somacyl

La Consejería de Fomento señala que las deficiencias advertidas en las instalaciones ya se han puesto en conocimiento de la empresa que se encargó de la rehabilitación de la estación. No obstante, en caso de que la compañía hiciera omiso a las indicaciones de la Junta, la administración arreglará los problemas de manera directa a través de la sociedad Somacyl, a expensas de reclamar posteriormente a la empresa el coste de las reparaciones.

El otro quebradero de cabeza de la estación de autobuses tiene más difícil solución y no es nuevo. Los vándalos suelen provocar a menudo desperfectos en las instalaciones, aunque desde la reforma, la mayoría de las incidencias se están detectando en los cuartos de baños, con destrozos y robos de material. Un hecho ante el que la gerencia de la estación señala que la única medida es intentar aumentar la vigilancia de las zonas más comprometidas.

Dos nuevos negocios

La reforma ha permitido a la estación de autobuses mejorar los locales comerciales, lo que ha atraído a nuevas empresas. Recientemente ha abierto un establecimiento de una conocida pizzería, mientras que próximamente lo hará un supermercado. El contrato con los gerentes de este último negocio se ha firmado la pasada semana, por lo que en los próximos meses se desarrollará la reforma del espacio para su posterior apertura. Los nuevos negocios obligaron a instalar un nuevo transformador eléctrico, hecho que retrasó el final de las obras.

PALABRAS CLAVE