19 septiembre 2019
  • Hola

El testimonio de un conductor salmantino: “Me quitaron el carné por 20 cubatas pero fui a Madrid 5 veces”

Diferentes opiniones y sensibilización entre los asistentes a cursos de recuperación total de puntos en Salamanca, la mayoría por alcoholemias

26 jul 2019 / 09:45 H.

Faltan diez minutos para el inicio de una clase en uno de los dos centros autorizados para los cursos de recuperación de puntos de la ciudad de Salamanca y empiezan a llegar los alumnos. Hombres, en su mayoría, todas las edades y condiciones sociales, españoles y también extranjeros. Vienen a recuperar todos los puntos y el carné retirado en algún caso por sentencia judicial. La mayoría por alcoholemia, droga y velocidad. Todos tienen la obligación de “fichar” con su huella y firmar antes de entrar en clase. El control es estricto en este curso de cuatro días con seis horas diarias donde reciben formación sobre accidentes, dinámica de un impacto, toma de decisiones, aptitudes, grupos de riesgo, velocidad, alcohol, drogas, sueño, fatiga... además de la intervención de una psicóloga y la charla de un lesionado medular que relata su accidente y caso personal. Sin embargo, en el segundo día de curso, todavía hay algunos asistentes que demuestran que no están muy sensibilizados con la infracción tan grave que han cometido.

“Me tomé media botella de aguardiente y 20 cubatas”

Este hombre prejubilado cuenta que se fue de cena con amigos y al volver en su coche de regreso a su pueblo, la Guardia Civil le paró para hacerle un control de alcoholemia. “Di 0,96. Me había tomado media botella de aguardiente y más de 20 cubatas... y no exagero. Pero yo iba bien. Muchas veces lo he hecho y nunca me ha pasado nada —se escuda—. En el juicio me quitaron el carné 18 meses y una multa de 960 euros, pero sin el carné me he ido a Madrid cinco veces”, revela a este medio sin pudor alguno. “Yo hubiese preferido que me pusieran 10.000 euros de multa a que me quitaran el carné tanto tiempo”, señala. Le cuesta reconocer que con esa actitud pone en riesgo su vida y la de los demás que circulan por la misma carretera y nos responde: “También puede venir un kamikace y matarme a mí”. Asimismo se muestra sorprendido por la cantidad de conductores que ha sido condenado por delitos de Tráfico. “Yo nunca me creí que había tanta gente. He llamado a dos autoescuelas y no había plazas para estos cursos y aquí me cogieron”, asegura.

“Venía de fiesta y había bebido. Lo peor fue que se enterase mi madre”

A esta joven la “cazaron” a las ocho de la mañana cuando volvía de fiesta y conducía su coche en solitario. “Di 0,69. En el juicio reconocí los hechos y me redujeron un tercio la condena: 700 euros y 8 meses sin carné”, cuenta antes de confesar que se lo ocultó a su familia hasta que llegó la notificación a casa. “Fue lo peor, que se enterase mi madre”, señala y afirma que el curso sí le está concienciando: “con tal de no venir al curso que es muy pesado, me pensaré dos veces coger el coche tras haber bebido”. En su caso, la retirada del carné no ha supuesto trastorno ya que explica que se desplaza andando a su lugar de trabajo.

“Me ha afectado mucho porque he estado 8 meses sin carné”

A los que de verdad les duele las sanciones de la DGT es a aquellos que dependen del coche para trabajar. Es el caso de un autónomo que explica que se excedió bastante con el alcohol en una comida y en un control le pillaron. “Soy autónomo y me ha afectado mucho. Pueden concienciar pero no sacándote los dineros. A mí me pedían dos años sin carné y casi 3.000 euros pero como era la primera vez, me lo dejaron en una multa de 600 euros y 8 meses sin carné, más los 400 euros de este cursillo. Ahora, si me pillan otra vez, voy a la cárcel, pero ya no me van a pillar más en una de estas. Hasta que no te pasa, no sabes lo que es”, asegura y critica que tenga que pagar tanto por el curso de recuperación de puntos.

PALABRAS CLAVE