01 marzo 2021
  • Hola

El sello salmantino de la vacuna de Pfizer

La charra Raquel Muñoz fichó en septiembre por la farmacéutica con la que ha empezado la vacunación de COVID

La alianza Pfizer-BioNTech ha dado lugar a la primera vacuna aprobada en Europa para inmunizar a la población frente al COVID-19. Salamanca ha aportado su granito de arena a la esperanzadora vacuna, Raquel Muñoz Moreno, investigadora procedente de esta provincia y formada en su Universidad, fichó en septiembre por la farmacéutica y comenzó a formar parte de la división de vacunas virales, en Nueva York, ciudad en la que ya residía pues era parte del grupo de investigación del catedrático Adolfo García-Sastre.

Con 6 años sus padres se mudaron de Barcelona a Salamanca, por lo que Raquel Muñoz se considera “charra de corazón”. Tenía claro que quería estudiar en la Universidad de Salamanca, “teniendo en cuenta el reconocido prestigio y la gran diversidad que ofrece la Universidad de Salamanca, nunca me planteé estudiar en otra universidad”, apunta la investigadora que guarda “muchos y muy buenos” recuerdos de su época de estudiante: “Me gustaban especialmente las prácticas de laboratorio complementarias a las asignaturas”, comenta.

Al final obtuvo la doble licenciatura en Biología y Biotecnología por la Universidad de Salamanca, unos estudios en los que fueron claves para su posterior formación como viróloga los profesores Enrique Villar y Fernando Leal. Este último fue su profesor en cuarto curso de Biotecnología: “Durante una de sus clases nos puso una fotografía de un antiguo alumno de la Universidad que había logrado formar su propio grupo de investigación en el Hospital Mount Sinaí de Nueva York, era ni más ni menos que Adolfo García-Sastre. Ahora, visto en perspectiva, me doy cuenta de las vueltas que da la vida y de que no hay nada imposible de alcanzar si te lo propones. Años más tarde yo sería una de las afortunadas en integrarme en su grupo”. Fue Enrique Villar quien le puso en contacto con García-Sastre. “Enrique organizó un congreso de especial interés para mí porque mi tesis se basaba en el estudio del virus DNA. Durante el congreso le comenté que me gustaría hacer una estancia predoctoral en Estados Unidos. Como había sido años atrás el director de tesis de Adolfo, me puso en contacto con él y me recomendó”, revive la viróloga que tras Salamanca estuvo en Madrid con una beca FPI para hacer la tesis doctoral en la Autónoma, tarea que simultaneó con el Máster en Virología de la Complutense. Tras defender la tesis, García-Sastre le ofreció volver como investigadora posdoctoral y profundizar en el estudio de los virus RNA. Aceptó y finalmente estuvo más de 5 años en su equipo. “Fueron muy fructíferos en cuando a proyectos, publicaciones y colaboraciones que me han aportado el conocimiento y experiencia necesarios para avanzar en mi carrera científica”, reconoce Muñoz.

Ahora está ilusionada con su paso a la industria farmacéutica. “Es un trabajo fascinante y admito que me motiva especialmente saber que estoy en un campo que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas y contribuye a salvar vidas”, señala Raquel Muñoz, que desarrolla su labor en la división de vacunas virales, área de la que está al frente Alicia Solórzano, investigadora palentina formada también en Salamanca.

Le encantaría volver a España, pero lo ve complicado porque asegura que la inversión en ciencia en este país “es mínima y las condiciones son muy precarias si se comparan con Estados Unidos”. No pierde la esperanza de que las cosas cambien. “Este año no hemos podido tener un ejemplo más claro de que gracias a la ciencia hemos logrado caracterizar un nuevo virus y conseguir una vacuna eficaz en un plazo récord de 10 meses”, concluye.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png