11 julio 2020
  • Hola

El sector turístico de Salamanca se juega 480 millones al año con la crisis

Analiza su futuro para adecuarse a las restricciones sanitarias y a la nueva forma de trabajar

06 may 2020 / 08:04 H.

El turismo y el sector de la hostelería se juegan mucho con la desescalada. No solo el abrir de nuevo sus puertas, sino intentar recuperar, o al menos minimizar, el fuerte impacto que la pandemia va a provocar en sus negocios en el futuro a corto plazo. Además de adaptarse a las restricciones sanitarias para disminuir posibles contagios, los empresarios deben trabajar para intentar atraer de nuevo a sus clientes, muchos temerosos. Una labor en la que en Salamanca están en juego casi 480 millones de euros al año, además de 10.000 puestos de trabajo.

El futuro, sobre todo más allá de unas pocas semanas, sigue estando marcado por la incertidumbre. El presidente de la Asociación de Empresarios de la Hostelería de Salamanca, Álvaro Juanes, reconoce la dificultad de realizar previsiones en el momento actual, porque todavía faltan por conocerse medidas sanitarias que han de aplicar los negocios y que debe fijar el Gobierno. "También hay que saber cuándo se acabarán las restricciones de movilidad, aunque nosotros consideramos que a corto plazo habrá que enfocarse en el mercado nacional", explica.

Álvaro Juanes defiende la creación de un protocolo sanitario para el sector común a todos y que establezca el Gobierno, aunque luego las comunidades autónomas puedan realizar ciertas adaptaciones. "Debe ser consensuado y transmitir confianza, no solo al turista español, también al del extranjero", afirma el presidente de los hosteleros salmantinos. La asociación ya está trabajando para colaborar en la elaboración de esa guía, con la creación de varias comisiones según el sector (hoteles, ocio nocturno, restaurantes, bares y cafeterías). Sus propuestas serán elevadas a la Junta, que las hará llegar al Instituto para la Calidad Turística.

El turismo en Salamanca resulta clave para su economía y el mercado laboral. De acuerdo al último estudio de la Junta, el sector generó en 2019 en Salamanca 478,9 millones de euros. El gasto en alojamiento apenas llega a representar siquiera una cuarta parte del importe (casi 111 millones). El sector más dependiente de los turistas es el de la restauración, con un pastel de 175 millones al año. Los gastos en desplazamientos representan 86 millones, mientras que el desembolso en cultura y ocio alcanzan los 37 millones, los 32 millones en alimentación fuera de restaurantes y más de 31 en compras.

El objetivo más inmediato es recuperar poco a poco al viajero nacional. Más difícil está el sector internacional, un apartado en el que la ciudad había mejorado en los últimos años y que representa un 30% de los visitantes, que además suelen realizar un gasto medio más elevado.

El mercado laboral también está pendiente del sector. La hostelería genera cerca de 10.300 empleos en Salamanca, trabajadores la mayoría de ellos afectados por un ERTE ahora. Además, los negocios de este tipo son los principales dinamizadores de la contratación, no solo en la ciudad, también en muchos municipios de zonas de rurales. De hecho, 1 de cada cinco contratos que se firman al año en Salamanca es para hostelería.

PALABRAS CLAVE