15 agosto 2020
  • Hola

Los momentos críticos que han pasado las familias con personas con enfermedad mental

Los psicólogos de Afemc han supuesto una válvula de escape en estos tres meses

15 jun 2020 / 17:51 H.

Después de que la niebla se haya levantado, posiblemente, será cuando veamos con claridad todo lo que ha enturbiado este virus Covid-19". El estado de alarma quebró los hábitos, las rutinas, los trabajos de todos los españoles, pero sobre todo supuso una alteración para las personas con problemas de enfermedades mentales, acostumbradas a la planificación de las actividades evitando los cambios bruscos en los hábitos. Todos los focos en el estado de alarma han estado centrados en ellos; pero ¿quién se acuerda de los cuidadores familiares?

La psicóloga Laura Ruiz, responsable de la Escuela de Familia de Salud Mental Salamanca (Afemc), detalla que los cuidadores han tenido que afrontar el reto de convivir durante 24 horas con sus familiares con el "bombardeo y la sobrecarga de información" que provocaba el lógico temor tanto entre personas afectadas como en los familiares que temían que el cambio de rutinas provocara recaídas en casos que se habían conseguido estabilizar después de muchos años. Muchas de las situaciones han sido novedosas para las familias ya que muchos usuarios pasaban la mayor parte del tiempo en el centro de día situado en El Zurguén por lo que compartían más tiempo y se intensificaba la relación, y con ello los posibles conflictos.

De hecho, la especialista señala que, aunque en la mayoría de los casos no se han producido problemas, si que ha habido recaídas. "El miedo ha sido el común denominador. De los que salían a trabajar porque se iban con la incertidumbre, y de los que se quedaban en casa sin saber hasta cuando podía durar esa situación", detalla.

Para frenar estas situaciones, los educadores y psicólogos han hecho un seguimiento telefónico y han estado en contacto constante con las familias para garantizar que se pudiesen desahogar. "Es importante que expresen sus emociones y sensaciones ante esta situación. Que ellos también necesitan un espacio de respiro", subraya Ruiz. A través de la aplicación Zoom y sin la presencia de los usuarios para que pudiesen estar más tranquilos, Afemc ha querido poner el foco en la familia "como un pilar fundamental" para la estabilidad.

Cuando finalice el estado de alarma, Salud Mental va a dar un impulso aún mayor a la Escuela de Familia potenciando las actividades de respiro tejiendo redes entre los parientes que comparten problemas comunes con iniciativas lúdicas y de ocio, así como compartir estrategias de actuación. "Pueden encontrar pautas de actuación, así como la posibilidad de conocer a otras familias que probablemente hayan pasado por situaciones parecidas, y establecer vínculos de unión; todo ello con el fin de sentir el apoyo y el calor a la hora de afrontar ciertas situaciones que se pueden desbordar", detalla.

La Escuela de Familia ha ido dirigida sobre todo a parientes y allegados de personas que asistían al centro de día, aunque está abierta a todos aquellos que necesiten asesoramiento tras el tiempo del confinamiento. Aunque el centro del Zurguén permanece cerrado, se ofrece a los participantes acciones de psicoeducación, ayuda mutua, asesoramiento a nivel psicosocial de manera individual y respiro familiar. El objetivo es responder a cualquier consulta relacionada con la salud mental a cualquier persona, o familia que estime necesario asesoramiento o ayuda durante estos días o posteriormente. Afemc también cuenta con pisos tutelados donde han convivido 26 personas con trastornos con el apoyo diario de los educadores.

PALABRAS CLAVE