11 diciembre 2019
  • Hola

El proyecto más importante del Hospital contra el cáncer hematológico, desatendido por la Administración

El Hospital ya tiene en tratamiento a diez pacientes para ser tratados con terapias CART pese a que, después de meses, la Administración no ha proporcionado aún los recursos necesarios

07 oct 2019 / 15:55 H.

El traspaso de poderes entre la nueva Consejería de Sanidad y la saliente ha ‘desatendido’ a uno de los proyectos más relevantes —si no el que más— del Hospital de Salamanca: las terapias CART de Hematología, que ya acumulan en torno a una decena de pacientes en tratamiento a pesar de que Sacyl no ha proporcionado aún los recursos necesarios.

El Complejo Asistencial de Salamanca fue reconocido en abril como uno de los ocho centros españoles acreditados para la práctica de estas terapias celulares. Los CART tratan los linfomas y leucemias que ya no tienen solución con los tratamientos tradicionales.

En mayo se trató a los dos primeros pacientes - tenían un linfoma B difuso de células grandes- y desde entonces la maquinaria no ha parado. Ya hay seis pacientes que han sido infundidos y otros cinco a los que se les ha extraído la aféresis, se ha enviado a laboratorios extranjeros para introducir el receptor quimérico —tienen que pasar menos de 30 días— y están a la espera de que el ‘fármaco’ regrese a Salamanca para que les infundan.

El Hospital de Salamanca ya notificó a la anterior Consejería que el departamento de Hematología necesita un refuerzo de personal, puesto que es centro de referencia nacional para pacientes de otras comunidades.

Salamanca es uno de los ocho centros de referencia nacional para estas terapias, pero sigue con los mismos recursos

La dirección no ha obtenido respuesta. El equipo de Sáez Aguado, porque ya estaban de vuelta y no querían hipotecar al futuro Gobierno con sus decisiones. El equipo de Verónica Casado, porque aún están aterrizando y se han encontrado con otras ‘revueltas’ en Primaria. Y mientras tanto, el servicio clínico más importante de Castilla y León haciendo horas extra -ni remuneradas ni valoradas- para poder ejercer una misión, la de ser centro de referencia nacional, para la que no tiene los recursos indicados.

En concreto, el departamento de Hematología necesitaría: incorporar a dos facultativos —uno para la clínica y otro para la aféresis—, sumar a una coordinadora de trasplantes para coordinar todos los casos relacionados con CART, aumentar los turnos de Enfermería para los días en los que los pacientes estén ingresados en el Hospital y añadir la figura de un técnico de aféresis (la técnica con la que se separan los diferentes elementos de la sangre).

El Hospital de Salamanca es, junto al Vall d’Hebron, el único que ya tiene la doble acreditación para utilizar los dos fármacos CART autorizados por Sanidad.

La dirección del Complejo ya le ha hecho saber a la nueva Consejería que llevan meses pendientes de una reivindicación clave, no solo para la sanidad de Salamanca y la Región, sino para toda España.

¿Qué son las terapias CART?

Un tratamiento CART comienza con un proceso que se denomina ‘aféresis’: consiste en separar los distintos elementos de la sangre del paciente y hacer una colecta de sus leucocitos.

Ese ‘producto’ se envía a los laboratorios de las respectivas compañías, que están en Estados Unidos, aunque tienen intención de habilitar plantas en Europa.

Los laboratorios se encargan de purificar los linfocitos del enfermo y le insertan un receptor quimérico, que sirve para que las ‘nuevas’ células T sepan rastrear, encontrar y destruir a las células cancerosas. Los profesionales estimulan los nuevos linfocitos T y los multiplican hasta obtener la cantidad necesaria.

En un plazo en torno a 30 días, ese ‘fármaco’ recién fabricado con células del propio enfermo regresa congelado a Salamanca y se almacena en la Unidad de Producción Celular en criopreservación.

Durante esas cuatro semanas que suele tardar en llegar el fármaco, algunos pacientes necesitan un ‘tratamiento puente’ con una quimioterapia permitida para controlar la enfermedad.

Llegado el momento, el CART se descongela y se le infunde al paciente por vía intravenosa.

Los profesionales de Hematología, y en contacto siempre con UCI, esperan a que el CART actúe y vigilan de cerca posibles complicaciones iniciales como el síndrome de liberación de citocinas, como consecuencia de que los linfocitos del CART empiezan a romper y destruir células tumorales.

También los neurólogos supervisan a estos pacientes ante la posibilidad de que pudieran desarrollar alguna complicación neurológica.