06 agosto 2020
  • Hola

El protocolo de seguridad para la vuelta al cole de Castilla y León. Entre 22 y 25 alumnos y sin mascarilla

“El próximo 9 de septiembre, la previsión es que comiencen las actividades lectivas con la máxima normalidad de manera presencial”, afirma Rocío Lucas

06 jul 2020 / 15:14 H.

La Consejería de Educación ha presentado este lunes las pautas para que los centros educativos organicen el inicio del próximo curso. Se trata de un conjunto de medidas encaminadas a conseguir dos objetivos: que ningún alumno se quede atrás por culpa de la pandemia y que los centros docentes sean espacios seguros.

Rocío Lucas ha ofrecido un mensaje de tranquilidad: “el próximo 9 de septiembre, la previsión es que comiencen las actividades lectivas con la máxima normalidad, dentro de las inevitables limitaciones derivadas de las medidas de lucha contra la pandemia. Y el curso comenzará, tal y como hemos venido defendiendo, de manera presencial”.

La Consejería de Educación ha elaborado un protocolo de seguridad, supervisado por la Dirección General de Salud Pública, que marcará la organización de los centros. En Educación Infantil y el primer curso de Primaria, se constituirán grupos estables de convivencia, con un máximo de entre 22 y 25 alumnos que no necesitarán usar mascarilla ni guardar las distancias de seguridad. Eso sí, estos grupos no interactuarán con el resto y no compartirán espacios en la medida de lo posible.

Existen, además, indicaciones sobre el uso de los espacios comunes, las entradas y salidas -que serán lo más escalonadas posibles y utilizando todos los accesos del centro-, o los procesos de limpieza y desinfección. El uso de mascarilla será obligatoria para los mayores de seis años cuando no se pueda garantizar la distancia de seguridad de 1,5 metros.

Los servicios complementarios funcionarán desde el primer día de clase, adaptados a la nueva situación. Así, el transporte escolar no variará su aforo, pero todos los mayores de 6 años deberán utilizar mascarillas y los vehículos se desinfectarán después de cada viaje. Por su parte, los comedores deberán señalizar zonas diferenciadas -incluso con elementos físicos de separación si fuera necesario- y se organizará a los comensales en distintos turnos para garantizar la distancia de seguridad.

Cada centro nombrará un equipo coordinador y elaborará un Plan de inicio de curso para adaptar todas las medidas recogidas en el protocolo a la realidad de sus instalaciones y su alumnado.

PALABRAS CLAVE