31 octubre 2020
  • Hola

El presidente de la Junta de Semana Santa lo tiene claro: “Nos tendremos que mentalizar para un 2021 sin procesiones. Las veo inviables”

Tien un complicado reto por delante: una Semana Santa sin actividad en la calle, al menos a corto plazo

Militar de profesión, Francisco Hernández pasa a ser la “punta de lanza” de las 18 cofradías penitenciales de Salamanca en plena pandemia. Avanza una situación crítica económica en las cofradías y tocará las puertas para tratar de ayudarlas. Tiene cuatro años por delante.

–¿Cómo asume el cargo y por qué se decide a dar el paso?

–Con mucha ilusión y ganas. Son diez años de vicepresidente de la Junta y creo que era el mejor momento para dar el paso de coger el cargo de presidente. Siempre con mucha responsabilidad puesto que la Semana Santa es uno de los grandes colectivos de la ciudad con casi 10.000 personas y tienes que ser la punta de lanza de todos ellos. Esta es una de mis pasiones porque llevo casi 35 años en este mundo y nunca piensas que vas a llegar al summum de la Semana Santa. Sé como funciona la Junta de cara a las instituciones, la petición de subvenciones y cofradías.

–¿Trabaja con la mente puesta en una Semana Santa de 2021 con procesiones?

–Ahora mismo no. Tal y como está la situación mucho tendría que cambiar las cosas para que pudiéramos tener unas procesiones en 2021. Está claro que un confinamiento o un estado de alarma como este año creo que no lo va a haber, pero que se puedan celebrar las procesiones es difícil. ¿Por qué? Dependemos de una vacuna que no sabemos cuándo llegará, a quién se le va a poner, a quién no. Yo desde el puesto que ocupo le diría a los cofrades que nos tendremos que ir mentalizando para un 2021 sin procesiones. Podremos hacer actos culturales, streaming, pero las procesiones como tal las veo inviables.

–¿Ve imposible el control de aforos en la calle?

–Las dos medidas básicas son mascarilla y distancia social. Sabemos lo que congregan las procesiones en una ciudad como Salamanca. Siempre que he estado en las ferias de turismo pongo el mismo ejemplo: el Domingo de Ramos es espectacular porque en la procesión de Jesús Amigo de los Niños, ‘La Borriquilla’ ves a toda Salamanca en la calle. Cinco filas de gente viendo la procesión. Debemos ser conscientes y responsables para no provocar eso porque pondríamos en serios aprietos al Ayuntamiento, aunque estoy seguro que no nos dejarían hacer estas celebraciones. En Sevilla están planteando alternativas de montar los pasos y que con el control se puedan contemplar en las capillas siempre que se controlen los aforos. Esta acción es para llamar al turismo. Es una buena opción pero que se tiene que implicar Junta de Semana Santa, Ayuntamiento, cofradías e instituciones. Tenemos el ejemplo de lo que ha hecho Plazas y Patios con el streaming.

–¿Sería una herida importante dos años sin procesiones?

–No sé si calificarlo así, pero un palo gordo sí. Las procesiones son la calle y lo que ve el público. Es una manera de atraer a tus propios hermanos y a la gente joven que es de entrar por los ojos. Va a ser muy difícil la campaña de captación de hermanos a pesar del trabajo de las cofradías.

–Ya empieza a haber problemas de impagos de cuotas...

–Es una situación complicada. Apelamos a la responsabilidad de los hermanos. Estamos en las cofradías voluntariamente y la cuota anual es una cantidad muy factible y la una de las pocas maneras de subvención de las cofradías. Tenemos que hablar con el Ayuntamiento vías de colaboración o con otros colectivos. Nos ha llegado a nuestros oídos que ha habido cofradías que han dejado de ingresar muchísimo dinero, contratos de bandas, flores... y menos mal que sabíamos lo que iba a pasar. No nos ha pillado de sorpresa como un chaparrón y ya sabíamos que impepinablemente no iba a haber procesiones este año.

–¿Qué Semana Santa tiene en la cabeza Francisco Hernández?

–Pasa por la Semana Santa que estamos viviendo estos años. Hay un proyecto y un estudio de ubicar a las cofradías en los días de la liturgia que mejor les viene. Sería un gran reto para la Junta. La idea está ahí y el trabajo casi hecho y lo expondremos a quien sea porque seguramente será cuestión del próximo obispo. La reorganización de la Semana Santa hay que acometerla cogiendo el toro por los cuernos. En cuanto a la promoción y divulgación de la Semana Santa, tengo pensado sacar el tercer libro de la Semana Santa y plantear un congreso pionero. Reunir en Salamanca a las otras cinco ciudades españolas que coinciden en que son de Interés Turístico Internacional y Patrimonio de la Humanidad. Se podría hacer bianual implicando a todas las instituciones y que se celebrara en cada ciudad primero en Salamanca. También queremos institucionalizar un premio de la Semana Santa de Salamanca que valore a la gente que haya trabajado sin nada a cambio por la Semana Santa. El Ayuntamiento prometió una escultura y en cuanto nos pueda recibir entablaremos conversaciones para que en esta legislatura se pueda conseguir. Seguir promocionando y trayendo semanas santas de otras ciudades y nosotros ir al ámbito de Castilla y León, incluso fuera de la Comunidad.

–¿Le hubiera gustado que la candidatura alternativa prosperase para que los hermanos optasen por más alternativas?

–No hubiera tenido problemas de que hubiera 2,3 o 4 candidaturas. Que se hubiesen presentado distintos proyectos y que los hermanos mayores votasen.

–¿Le faltó capacidad de coordinación a la Junta para un donativo conjunto en la pandemia?

–En la pandemia nos pilló a pie cambiado. Uno de los propósitos de la Junta es que vayamos los 18 a una. Hubo una falta de coordinación porque estábamos todos con el pie cambiado y no supimos conducirlo ni desarrollarlo. Si vuelve a pasar una cosa así, desde luego la Junta de Semana Santa va a estar de punta de lanza. Pero en el momento que una no quiera, no puede firmar la Junta.

–¿Qué plazo se han fijado para adaptar las normas diocesanas a los estatutos?

–Los tiempos están marcados por la coordinadora. Era un año y con la pandemia se ha postergado seis o siete meses más. Los que menos estatutos tiene que cambiar es la Junta ya que no tiene ni cultos ni procesiones. Son más las propias cofradías.

–¿La incorporación del Rosario cerrará la nómina de cofradías?

–No tiene porqué. Con las nuevas normas es más complicado erigirla canónicamente. Ya que tiene que pasar por un proceso previo en el que primero tiene que ser un grupo parroquial. Es un camino más largo, pero todo lo que sume a la Semana Santa es bueno.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png