14 agosto 2022
  • Hola

El poder de los vecinos a la hora de permitir los pisos turísticos

El Real Decreto-Ley 7/2019 faculta a las comunidades a prohibir el negocio con el voto de 3/5 de los propietarios y a exigir compensación por el uso de los servicios comunes

04 jul 2022 / 19:27 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Las comunidades de vecinos tienen voz y voto ante la apertura de un piso turístico en su edificio a través del Decreto-Ley 7/2019 de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler. La norma reforma la Ley de Propiedad Horizontal introduciendo en materia de viviendas de uso turístico el quórum necesario de votos que se requiere para que los vecinos puedan limitar o condicionar el ejercicio de la actividad.

Además, también podrán establecer cuotas especiales o incrementar en ese piso la participación de los gastos comunes para compensar un mayor uso de las instalaciones, como puede ser el ascensor. La ley estipula que las decisiones vinculadas con este asunto sean aprobadas con el voto a favor de las tres quintas partes de los propietarios y cuotas. Esta misma mayoría será necesaria para establecer las cuotas especiales de gasto o el incremento en la participación de los gastos comunes, “siempre que las modificaciones no supongan un incremento superior al 20%”.

Además, la normativa regional prohíbe al turista realizar actividades “que atenten contra la convivencia”

El Real-Decreto, que se publicó el 5 de marzo de 2019 no permite que estas modificaciones se ejecuten con carácter retroactivo, por lo que no afecta a los alojamientos que ya estuvieran en marcha con anterioridad. Una vez puesto en marcha el alojamiento turístico, este se tiene que someter al cumplimiento en materia de urbanismo, edificación, sanidad, seguridad, prevención de incendios, protección civil, accesibilidad, higiene “y cualquier otra que resulte de aplicación”, según el Decreto 17/2015 de 26 de febrero que regula en Castilla y León la actividad.

En este caso, la Administración regional exige para poner en marcha un alojamiento turístico que cumpla con los requisitos mínimos de dotación de servicios, metros cuadrados y suministros, requisitos por los que también se regulan las categorías. Además, impone prohibiciones a los turistas que se alojen, entre ellas algunas que buscan facilitar la convivencia con los vecinos, como no superar la capacidad máxima del alojamiento, ejercer actividades diferentes a las contratadas, así como “realizar cualquier actividad que atente contra las normas usuales de convivencia o el régimen normal de funcionamiento del apartamento turístico”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png