10 diciembre 2019
  • Hola

El peso diario que pone en riesgo la columna de los niños

Las mochilas escolares suelen pesar el doble de lo recomendado y la forma de llevarla tampoco es la correcta, lo que genera dolores musculares y posibles lesiones a largo plazo

08 oct 2019 / 08:06 H.

La Unidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología Infantil recibe por estos meses numerosas visitas de niños con repentinos dolores de espalda. Coincidiendo con los primeros meses del curso escolar, las espaldas de los menores empiezan a acusar el peso de las mochilas. “En muchas ocasiones las mochilas de los niños duplican el peso recomendado”, explica el responsable de la Unidad, Jorge López Olmedo.

El doctor Olmedo recuerda que “la recomendación es que la mochila no pese más del 10% del peso corporal del niño. Es decir, que en un niño de unos 35 kilos o 40 kilos, la mochila no debería pesar más de 4 kilos. En cambio, las bolsas suelen pesar más del doble”, lamenta.

Los profesionales han calculado que los actuales libros de texto pueden pesar cerca de medio kilo cada uno. “Si llevan seis o siete asignaturas en la mochila, más los estuches, los cuadernos, la merienda... Estamos hablando de más de diez kilos, que son muchísimos”, valora.

Los especialistas recomiendan que el peso de las mochilas no debería superar el 10% del peso corporal del menor

Al sobrepeso de las mochilas se le suma otro problema añadido: la incorrecta forma de llevarlas. “Muchos niños la llevan de forma caída, o se la cuelgan de una sola cincha, o la llevan a la altura de la zona lumbar... Están modificando su postura”. La situación se agrava si el menor no hace deporte: “Si hay sedentarismo tiene poco desarrollo muscular y eso hace que las malas posturas les afecten más”.

Desde el Hospital de Salamanca se ofrecen una serie de pautas como la de “llevar la mochila lo más pegada posible a la espalda”, o que a la hora de introducir el material en la bolsa se procure que “la mayor parte del peso se acumule en la zona que va pegada a la espalda, y no al revés”.

La alternativa a las mochilas son los trolley: mochilas con ruedas y tirador como si fuera una maleta. “Puede ser más cómodo, pero haciéndolo correctamente. Si lo llevas demasiado atrás y al caminar tienes que girar el cuerpo tampoco es un buen sustituto, porque caminas de lado y no llevas una buena simetría corporal”.

PALABRAS CLAVE