07 agosto 2020
  • Hola

El parque de atracciones seguro en Salamanca que plantean los feriantes

Han enviado al Consistorio el plan para las Fiestas de septiembre con 2.725 personas de aforo, vallado en La Aldehuela, 3 accesos con control de temperatura y medidas de higiene

03 jul 2020 / 11:10 H.

La Asociación de Feriantes de Salamanca (Asfersa), sumida en una situación crítica por la pandemia, sin trabajo durante los meses de confinamiento y tampoco ahora por la suspensión de fiestas patronales en los municipios, no está dispuesta a perder más y ha presentado un detallado proyecto al Ayuntamiento de Salamanca para poder retomar las atracciones del recinto ferial de La Aldehuela durante las Fiestas de septiembre. Un plan que el Consistorio confirma a este periódico que está dispuesto a estudiar y que abordarán en una próxima reunión con Asfersa, asociación integrada en CES (Confederación de Empresarios de Salamanca).

El plan y protocolos, encargados por los feriantes a la empresa externa STS Termonova de proyectos de ingeniería industrial, plantea instalar 850 metros de vallas de dos metros de alto alrededor de todo el perímetro del recinto ferial con tres únicos accesos al oeste, norte y sur con pasillos separados de entrada y salida. Un agente de seguridad se situaría en cada uno de los tres accesos para controlar el aforo, contabilizando los accesos y salidas, y para tomar la temperatura a todas las personas que entren al recinto. Las personas que se sospeche o tengan fiebre no podrán acceder.

Este proyecto para transformar las ferias en una especie de "parque de atracciones seguro" ha sido pionero en España y solicitado por otras asociaciones y por la Unión de Industriales de España, según explica Ángel Lerma, presidente de Asfersa.

Para evitar masificaciones, el plan plantea un aforo máximo de 2.725 personas ajenas al ferial, establecido en base a la superficie del solar (casi 4 hectáreas) y de las calles peatonales del recinto (9.075 metros cuadrados) y a que exista una distancia interpersonal de 2 metros y 3,33 metros cuadrados para cada persona.

A ello se unen medidas pasivas de distanciamiento para organizar a los usuarios de cada atracción, venta o establecimiento mediante vallado ligero y marcas en el suelo para evitar colas en taquillas y accesos. Además, se plantea usar plazas alternas en las atracciones, desinfectar las superficies habitualmente tocadas o suministrar guantes desechables.