23 septiembre 2020
  • Hola

El obispo de Salamanca restablece el precepto dominical de asistir a misa los domingos

La obligatoriedad de acudir a la eucaristía de forma presencial había sido dispensada por el coronavirus

14 jul 2020 / 14:59 H.

Atendiendo a la recomendación de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal del 7 de julio de proponer el criterio habitual de participación de los fieles en la Misa dominical recogida en el Catecismo de la Iglesia Católica (2180-2183), el Obispo de Salamanca, Carlos López Hernández, ha remitido este martes 14 de julio, una comunicación a la comunidad diocesana en la que establece el cese de la dispensa general de asistencia a la eucaristía.

En ella anima a los fieles a celebrar la eucaristía de forma presencial, especialmente el domingo, que había sido dispensada debido a las medidas tomadas para la prevención del Covid-19 durante el estado de alarma.

En la “Instrucción sobre normas para la prevención ante el COVID-19”, dada el día 13 de marzo de 2020, la Iglesia católica dispuso que “ante las justificadas limitaciones que llevan consigo las recomendaciones sanitarias” dispensaba a los fieles de la obligación de participar en la celebración de la eucaristía en los domingos y recomendaban la participación a través de la televisión y la radio.

Esta dispensa fue reiterada expresamente en las “Orientaciones pastorales sobre las celebraciones en las iglesias reabiertas de forma limitada al culto a partir del día 11 de mayo”, dadas el día 6 de mayo de 2020. Y la participación a través de la radio y la televisión fue recomendada “de forma especial a las personas mayores y enfermas, con mayor riesgo de infección.”

La regulación sanitaria actual en Castilla y León ordena que ha de mantenerse siempre la distancia de seguridad interpersonal de metro y medio o en su defecto, ha de usarse la mascarilla; la asistencia a lugares de culto no podrá superar el 75% de su aforo y han de observarse “medidas de higiene y prevención en la celebración de actos de culto religioso”

El obispo de Salamanca considera que las actuales circunstancias y normas sanitarias no limitan de hecho, en la generalidad de los casos, el derecho de los fieles a participar en la celebración de la Eucaristía en los domingos y fiestas ordinarios y que el 75% del aforo es espacio suficiente y sobrado en la inmensa mayoría de los lugares de culto. Por lo tanto, en las circunstancias actuales, señala que es muy conveniente animar al pueblo de Dios a la celebración presencial de la Eucaristía, especialmente en el domingo, “para que sienta que sin el domingo no puede vivir”.

PALABRAS CLAVE