06 agosto 2020
  • Hola

El obispado de Salamanca crea un fondo social para las víctimas locales de la COVID

Así lo anuncia Carlos López en la celebración del Corpus Christi más íntimo que se recuerda en la Catedral Vieja

14 jun 2020 / 21:38 H.

La celebración del Corpus Christi más íntima que se recuerda en la Catedral Vieja condicionada por la pandemia tuvo también llamadas importantes de atención tanto a la comunidad católica como a la sociedad en general a la que el obispo de Salamanca pidió un esfuerzo a través de las instituciones. Si solo dos días antes, el prelado con motivo de la celebración de San Juan de Sahagún había hecho un llamamiento a la "austeridad" y a la "caridad", este domingo insistió en resaltar el papel de Cáritas y su acción en Salamanca sobre todo durante los tres meses de la pandemia.

Si ya en una primera carta pastoral durante la pandemia el prelado ya había dado alguna pista sobre la acción social de la Iglesia diocesana ante la crisis del coronavirus, López confirmó este domingo que "en los próximos días" se pondrá en marcha la creación de un fondo social para ayudar a las numerosas víctimas del coronavirus que han perdido gran parte de sus ingresos y tienen dificultades para pagar el alquiler y la vivienda. El prelado detalló en la homilía que esta iniciativa no quiere ser una acción aislada de la Iglesia, sino que pretende que a ella se sumen instituciones y particulares para conseguir la mayor acción posible. Hay que recordar que los sacerdotes ya realizaron una aportación importante con más de 51.000 euros de Cáritas con las víctimas más vulnerables de esta crisis, enmarcado en la campaña de emergencia.

La ausencia de procesión y las limitaciones de aforo no invitaron a que la Catedral Vieja llenara el aforo permitido y se vieron bastantes sillas libres, a diferencia de en la festividad de San Juan de Sahagún que sí se alcanzaron. Todos los presentes accedieron con mascarilla al interior de la Catedral Vieja y se colocaron en los asientos marcados con una pegatina verde previamente para garantizar la distancia de seguridad. El teniente de alcalde, Fernando Rodríguez, y el jefe de la Policía Local, José Manuel Rodríguez, representaron al Ayuntamiento en uno de los días más importantes del calendario litúrgico católico, que este domingo debido a la pandemia resultó descafeinado.