06 diciembre 2019
  • Hola

El nuevo reto para salvar más vidas que se ha marcado el Hospital de Salamanca

El objetivo es prevenir las ‘paradas’ entre los ingresados ya que solo un 5-10% sobreviven | Ha aprobado un protocolo para la prevención y tratamiento precoz del paro cardiorrespiratorio entre los enfermos hospitalizados

21 oct 2019 / 18:00 H.

El Hospital de Salamanca ha puesto en marcha un protocolo para evitar llegar al extremo de que un paciente hospitalizado entre en parada cardiorrespiratoria.

La estadística alerta de que cuando uno de estos pacientes -que ya están enfermos porque están en el Hospital- sufren una parada tienen una tasa de supervivencia entre el 5% y el 10%. Dicho de otro modo, hay que prevenir esas situaciones porque una vez que se producen suelen ser irreversibles.

La Comisión de Urgencias y Catástrofes del Hospital ha elaborado un protocolo para la prevención y tratamiento precoz de las paradas cardiorrespiratorias.

El primer paso es catalogar a los pacientes en función del grado de gravedad. “A través de un sistema de puntuación se clasifica a los pacientes y ese nivel nos indica qué actuaciones hay que seguir después”, explica el doctor Javier González Robledo, coordinador de esta comisión.

La gravedad de cada paciente puede recomendar una vigilancia más estrecha del personal de Enfermería, una supervisión directa del médico o, en último caso, avisar a la Unidad de Cuidados Intensivos. En cualquier caso se trata de vigilar más de cerca los parámetros del enfermo. “Se controlan parámetros como la tensión, temperatura, frecuencia cardiaca o nivel de consciencia”, detallan, aunque avanzan que están intentando implementar “un sistema más avanzado y que pueda incorporar parámetros analíticos, de historia, ec, que mejorarían la precisión del protocolo en la identificación de estas situaciones de riesgo vital”.

Cuando llega ese momento fatídico de que un paciente entrada en parada cardiorrespiratoria es cuando se pasa a una segunda fase dentro del protocolo. “En ese momento tiene que estar presente todo el personal formado en la identificación precoz de la parada para tratarla, actuar y llamar al equipo de Emergencias”, explica el doctor González Robledo.

En el año 2016, en previsión de que estos protocolos serían oficiales en cuestión de meses, la Comisión de Urgencias y Catástrofes formó a 500 trabajadores del Hospital que ya están listos para aumentar la prevención de estas paradas. “No se trata de aumentar ese 5% de supervivencia porque cuando entras en parada es difícil de revertir. Por eso insistimos tanto en la detección precoz y en saber cómo actuar para que no se produzca la parada”, concluye Robledo.

Cerca de 1.000 llamadas al año por paradas

El Hospital de Salamanca recibe aproximadamente unas 1.000 llamadas al año por situaciones de emergencia médica intrahospitalaria con compromiso vital. De esas 1.000 llamadas, en torno al 60% terminan ingresando en cuidados intensivos, mientras que el 40% restante quedan en planta porque no estaban tan graves. El protocolo que acaba de ser oficialmente aprobado -y que estaba en desarrollo desde hace años- se irá extendiendo por todo el Hospital, aunque está especialmente centrado en los pacientes adultos.

¿Reanimación con masaje o con desfibrilador?

En todas las paradas cardiorrespiratorias es preciso contar con un desfibrilador, pero por las características de los pacientes hospitalizados la parada cardiorrespiratoria se produce con más frecuencia en forma de asistolia, que no necesita descargas. En ambos casos el masaje cardiaco es fundamental.