22 octubre 2019
  • Hola

El ‘nuevo’ Mercadona de Puente Ladrillo con productos ‘listos para comer’

La renovación del supermercado ha supuesto casi un millón de euros para adaptarlo al nuevo modelo de tienda eficiente

11 jul 2019 / 13:30 H.

Mercadona abrió este miércoles el supermercado ubicado en la avenida de Santiago Madrigal, en el barrio de Puente Ladrillo de Salamanca, tras una inversión de casi un millón de euros para adaptarlo al nuevo modelo de tienda eficiente de la compañía, que se caracteriza por reforzar la excelencia en el servicio y optimizar el acto de compra de los clientes.

Una de las principales novedades que incorpora este supermercado es la sección ‘Listo para comer’, que permite al cliente adquirir hasta 35 platos para su consumo, algunos de ellos, incluso, con la opción para personalizarlos al gusto de los compradores, como las ensaladas, pizzas o pastas. Además, estos platos se sirven en envases fabricados con materiales naturales.

Todas las secciones de la nueva tienda cuentan con novedades importantes. Así, el supermercado dispone de un nuevo punto de acabado para la carne, una nueva charcutería con jamón al corte y envasado, mientras que la góndola central en la perfumería da importancia a la cosmética. Los clientes también podrán disfrutar de zumo de naranja recién exprimido, especialidades de sushi, una nueva sección de horno con rebanadora de pan, así como una pastelería refrigerada o un nuevo espacio en la pescadería para los productos de concha.

El nuevo supermercado cuenta con una superficie de 1.600 cuadrados para que los clientes puedan realizar su compra con un nuevo diseño, totalmente renovado, que destaca por incorporar nuevos colores y materiales, apostando por amplios espacios diáfanos que facilitan la entrada de luz natural y con colores cálidos en la delimitación de los distintos ambientes.

La tienda dispone, además, entre otras mejoras, de una nueva entrada con doble acristalado que evita corrientes de aire, unos pasillos más amplios, un área de descanso con sillas y mesas donde los clientes pueden consumir el plato recién preparado y acompañarlo con bebidas frías y café caliente, y un nuevo modelo de carro de la compra, así como otro carro tipo cesta, mucho más ergonómicos y ligeros.

A todos estos factores se suman, además, medidas que permiten mejorar la ergonomía y eliminar sobreesfuerzos. Y todo ello implementando soluciones que permiten reducir hasta un 40% el consumo energético respecto al modelo de tienda convencional gracias a la mejora del aislamiento térmico y acústico, optimizando materiales, respetuosos con el medio ambiente.