07 agosto 2020
  • Hola

El nuevo Hospital de Salamanca recibe el primer acelerador lineal que podría estar activo en octubre

Tardará un mes en montarse y otro en ponerse a punto | Es capaz de irradiar en apenas un minuto: tres veces más rápido

02 jul 2020 / 11:32 H.

El nuevo Hospital de Salamanca ya ha recibido el primero de los tres aceleradores lineales con los que trabajará el servicio de Oncología Radioterápica.

Se trata de un moderno equipo hasta tres veces más rápido en el tiempo de irradiación que los que actualmente hay en el Clínico. El jefe del servicio, Luis Alberto Pérez Romasanta, aclara que “si una sesión de tratamiento puede durar 15 minutos, aproximadamente, la mayor parte del tiempo se emplea en colocar al paciente y verificar que todo está correcto, porque el tiempo de irradiación era de unos tres minutos y con este equipo solo hará falta un minuto”.

La clave de esta efectividad radica en que “los anteriores equipos tenían que aplanar el haz para usarlo clínicamente y desde hace años ya se usan haces no aplanados, que absorben menos radiación y necesitan menos tiempo”, explica el doctor Romasanta.

La hoja de ruta de esta máquina pasa por emplear cerca de un mes para instalarlo en un búnker que hay reservado dentro del nuevo edificio. En torno a finales de julio el fabricante entregará la máquina a los profesionales. “Lo primero será documentar todas las medidas de radiación que emite el equipo e introducir todas las medidas en el sistema de planificación de Radioterapia. Lo que se denomina ‘puesta en marcha’ del equipo”, detallan.

Este proceso promete ocupar todo el mes de septiembre y la previsión es que a partir de octubre se pueda empezar a utilizar con pacientes, aunque no está claro de qué manera accederían al nuevo edificio: a través de la pasarela que comunica con el Clínico o por el paseo de San Vicente.

Los otros dos equipos que también acabarán en el nuevo Hospital son uno de los actuales aceleradores del Clínico -con pocos años de uso y una actualización reciente- y un tercer equipo que debe salir a concurso y que servirá para sustituir la actual tecnología de tomoterapia.