29 septiembre 2020
  • Hola

El nuevo drama del COVID en Salamanca. Las familias que sobreviven ya con menos de lo justo

El Sepe no le ha reconocido la prestación aún a Daniel. Él, su mujer y sus tres hijos sobreviven ahora con solo 400 euros al mes

22 may 2020 / 08:23 H.

La vida ha cambiado por completo para Daniel Martín y su familia en poco más de dos meses. Hasta el 14 de marzo, tanto él como su mujer trabajaban. La llegada del coronavirus, sin embargo, lo ha cambiado por completo. Todo comenzó cuando el colegio al que iban sus hijos informó de que varios profesores habían dado positivo al COVID-19. Como medida de seguridad, tuvo que coger la baja en la empresa de hostelería en la que trabajaba. Una circunstancia a la que posteriormente se sumó el ERTE que tuvo que realizar el establecimiento por el estado de alarma.

Muchas semanas han transcurrido desde entonces, pero Daniel sigue sin cobrar la prestación de paro que le correspondería por el ERTE. Sus otros compañeros del trabajo ya la han cobrado. "Pensábamos que al estar de baja podría haber influido, pero eso en teoría ya se ha solucionado, y mi expediente sigue en trámite", afirma. Nadie le informa, lo que ahonda aún más la incertidumbre de Daniel. "He enviado correos electrónicos, he intentado pedir cita previa y realizado multitud de llamadas y nadie me atiende", subraya.

Su indefensión llega en un momento complicado para su familia. Su mujer también se ha visto afectada por un ERTE y, aunque a ella ya le han reconocido la prestación, apenas llega a los 400 euros al estar contratada a tiempo parcial. Cantidad insuficiente para pagar el alquiler del piso, que es de 500 euros al mes. Afortunadamente, explica Daniel, el dueño ha sido muy comprensivo y les permite ir pagando poco a poco la renta y cuando pueden. "Mis padres y suegros nos ayudan, pero están jubilados, así llegan hasta donde pueden", relata Daniel que, además, recuerda que hay gastos de los que no puede prescindir ahora, como internet, necesario para sus tres hijos por las clases online.

Daniel reclama al Gobierno que agilice cuanto antes los expedientes. "El día 28 cierran las nóminas. Si mi prestación no está reconocida entonces, tendré que esperar hasta el 10 de julio como mínimo para cobrarla", denuncia.

PALABRAS CLAVE