08 agosto 2022
  • Hola

El motivo por el que los restaurantes y las iglesias están llenas este verano

Las bodas y fiestas aplazadas durante los meses de pandemia han dejado una larga lista de espera para las celebraciones

03 jul 2022 / 17:05 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La virulencia de la pandemia fue marcando los ritmos de los aplazamientos y cancelaciones de las bodas. Las primeras en caer fueron las del primer semestre de 2020. Aquel verano con 0 casos hizo que pocos se arriesgaran. Tan solo 41 bodas se celebraron en la Diócesis de Salamanca durante ese aciago año. Un año después las restricciones, los límites de aforo y los toques de queda también hizo que muchas se aplazaran a este 2022.

Aunque sí que hubo enlaces el pasado año, muchas parejas optaron por demorar la celebración o la boda por la iglesia para este verano. Con ello, los restaurantes están rozando el lleno los fines de semana debido al triple ‘atasco’ de bodas: las aplazadas los dos últimos años más las que estaban previstas para este año. El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería, Jorge Moro, calcula que este verano se celebrarán “un 20% más de bodas que en prepandemia”. “Las cifras de invitados vuelven a ser las mismas que antes de la pandemia y ha desaparecido el miedo de la gente mayor desde la vacuna y ya se lo pueden tomar de otra manera”, subraya el portavoz de los hosteleros. Muchas de estas celebraciones incluyen solo el evento gastronómico ya que las bodas religiosas o civiles decidieron hacerse en la intimidad de la familia.

Este ‘boom’ de celebraciones ya empezó a notarse con las primeras comuniones donde, a pesar de que en los dos últimos años se han celebrado, en este año se han recuperado los grandes banquetes en los restaurantes, según recuerda Moro.

No obstante, el representante de los empresarios recuerda que siguen con “muchas dificultades” para encontrar personal que cubra estos eventos. “Con la gente que tenemos en plantilla no llegamos”, reconoce. A las celebraciones nupciales se suman otros eventos que no pudieron celebrarse durante la pandemia como Bodas de Oro o eventos empresariales que superan de media los 70 invitados.

La recuperación de las bodas se ha notado tanto en el ámbito religioso como en el civil. En los templos del casco histórico y la Catedral se ha vuelto a números similares a los de la prepandemia, aunque fuentes diocesanas se muestran cautelosas hasta el final de año para saber si se recuperan las cifras de 2019 cuando se celebraron 309 enlaces. “Tenemos muchas reservas tanto en la Catedral como en La Purísima”, destaca el deán, Antonio Matilla, que reconoce que incluso ya hay reservas para el año 2023 en la basílica. De media, la seo acogía una media de 70 enlaces una cifra que ya va camino de superarse. En 2020 tan solo se celebraron cinco enlaces en la Catedral, una cifra muy sorprendente solo comprensible por el impacto del virus.

En el caso del Ayuntamiento de Salamanca, las bodas civiles han seguido la misma tendencia que en 2021 y ya se acercan a las cifras de prepandemia. El Consistorio trabaja con una previsión de 97 enlaces matrimoniales durante este año, frente a los 98 que se realizaron durante el pasado año y muy por encima de las 64 del año de la pandemia. En 2019, 105 personas eligieron el Consistorio para prometerse amor eterno.

El mes que acaba de arrancar de julio es el que más bodas previstas tiene con 22, una cifra superior a las 14 que se celebraron en 2019 cuando el coronavirus no se había tornado en pesadilla.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png