07 diciembre 2019
  • Hola

El motivo por el que el prefijo 923 sobrevivirá en Salamanca

La CNMC incluye a la provincia entre las siete con menos números disponibles | En diciembre cambiaron su prefijo Badajoz, Guipúzcoa, Burgos, Málaga, Castellón y Alicante

15 jul 2019 / 09:13 H.

El último informe de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) sitúa a Salamanca entre las siete provincias de España con mayor riesgo de agotar su numeración geográfica para teléfono fijo, el conocido prefijo asignado por provincias. Según el estudio, los usuarios de Salamanca ocupan el 85% de los números designados, en concreto 226.651, por lo que solo quedan 15 bloques libres para 60.515 número más. A pesar de encontrarse en rangos críticos de ocupación, parece que no existe riesgo de que se tengan que asignar un nuevo prefijo en la provincia, que históricamente ha utilizado el 923.

Según Antonio Mateos, presidente de los instaladores de telecomunicación salmantinos y miembro de la directiva de Fenitel (Federación Nacional de Instaladores de Telecomunicación), el 26,75% de números libres es más que suficiente para que en los próximos años no se agote el prefijo. “Ahora todo el mundo opta por el teléfono móvil, incluso las centralitas se adaptan a esta tecnología. Por este motivo se dan de baja muchos fijos que antes se mantenían en las segundas viviendas”, explica el profesional. Según Mateos, a esta circunstancia también se suma que en el ámbito rural se dan muchos números de baja por culpa de la despoblación, ya que es en esta zona donde más azota este fenómeno. A esto se añade la anulación de los números de fax, una tecnología desplazada por completo por el correo electrónico.

“Con la incorporación de todos estos números al mercado, no sé si algunos de nosotros conoceremos el cambio de prefijo en Salamanca”, confiesa el instalador.

Junto a Salamanca se encuentran en una situación de alta ocupación Almería, Huelva, Lérida, Málaga y Valencia, que para el informe de la CNMC “justifican un seguimiento continuado del ritmo de nuevas asignaciones, a fin de determinar si precisan a corto plazo de recursos adicionales”.

En una situación más crítica aún se encuentran las provincias de Madrid, con una ocupación de los números asignados al teléfono fijo del 92,4%, de Málaga (91,4%) y valencia (90%).

El informe de la numeración asignada a los operadores publicada por la CNMC refleja, a nivel nacional, un aumento de la numeración geográfica asignada de 72,84 millones de números en 2018, lo que supone un 1,75% más que en el año anterior. Por su parte, la numeración atribuida, que es toda la que el Gobierno ha puesto en disposición para que se asigne a los operadores, también se incrementó el año pasado, ya que ascendió desde los 87,7 millones de números de 2017 a los 88,3 millones de 2018, lo que supone un 0,7% más.

Por este motivo considera que no se detecta “un riesgo de agotamiento global de la numeración” en el medio plazo, pese a que la ocupación del rango es del 82,5%, ligeramente por encima del 81,67% de 2017.

Cabe destacar que las últimas provincias en cambiar su prefijo fueron Badajoz, Guipúzcoa, Burgos, Málaga, Castellón y Alicante. El pasado 8 de diciembre se les asignaron nuevos prefijos al superar el 90% de los recursos asignados por los operadores. En todas las provincias citadas Competencia estimó “suficiente” la adjudicación y atribución de un indicativo de 100.000 números.