18 mayo 2022
  • Hola

El llanto y la emoción de los mayores al recibir las cartas de estos niños salmantinos

Por segundo año, alumnos del colegio Esclavas intercambian misivas con los mayores de la residencia Montevideo, una iniciativa que ha creado un fuerte vínculo y que servirá de base para futuros proyectos

06 ene 2022 / 17:25 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La iniciativa nació como algo puntual pero las reacciones de ambas partes ha llevado a sus promotores a repetir la experiencia esta Navidad y todo apunta a que el vínculo que se ha creado entre pequeños y grandes ya no hay quien lo rompa. Por segundo año consecutivo, niños de 11 y 12 años del colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús han elaborado emotivas cartas para los mayores de la residencia Colisée Montevideo, unos textos con los que los alumnos de quinto y sexto de primaria, para sorpresa de todos, les han trasmitido la admiración que les tienen por las infinitas experiencias vividas.

Y es que lejos de ser simples felicitaciones navideñas, las misivas se han convertido en una vía para contar experiencias y, sobre todo, dar cariño. La idea nació con Andrea Ripoll, una estudiante de Educación Primaria que el pasado año realizó sus prácticas en el colegio, del que también es exalumna. “Vi una iniciativa similar a nivel nacional y la propuse a mi tutor Daniel Hernández. Pero nos dimos cuenta que no había que irse tan lejos y que había muchas personas mayores de la ciudad que agradecerían esa muestra de cariño”. Por eso, se pusieron manos a la obra y tras un par de llamadas y algún que otro correo electrónico, se lo propusieron a los niños. “Lo cogieron con muchas ganas”, reconoce. Luego la joven, personalmente, acudió a la residencia salmantina a entregar los escritos y fue en el momento de leerlos cuando se desató la emoción.

El momento fue capturado en una serie de vídeos que luego fueron proyectados en las cuatro clases de Educación Primaria. “Hubo cartas de lo más emotivas y la reacción de los mayores fue maravillosa. Muchos se ponían a llorar y se te ponía la piel de gallina”, afirma la directora del colegio, María José Daniel Huertas. “Yo no sé por qué pero ellos tienen una ilusión especial escribiéndolas, les remueve algo y reflexionan sobre muchas cosas”, añade.

Precisamente esa conexión ha llevado a ambas partes a pedir más, algo en lo que el centro educativo lleva meses trabajando, aunque de momento la pandemia no se lo ha permitido. “La idea es hacer una colaboración con ellos de manera continuada: clases de educación física adaptada, talleres de manualidades conjuntos, que los niños les enseñen nuevas tecnologías... Esperamos que algún día se pueda porque ya sé que lo primero que los alumnos van a pedir al regresar de las vacaciones de Navidad es ver los vídeos de los mayores”, concluye.

“Sería bonito conocernos en persona”

El llanto y la emoción de los mayores al recibir las cartas de estos niños salmantinos

Elena Terradillos tiene 89 años y lleva alrededor de 8 viviendo en la residencia Colisée Montevideo de Salamanca, donde afirma que es feliz y ha hecho un buen grupo de amigas. La mayor parte de su tiempo lo invierte en pasear por el jardín, algo que le “encanta”, aunque estos días tiene otro entretenimiento.

Que esta Navidad convierta cada deseo en flor. Cada dolor en estrella. Cada lágrima en sonrisa. Cada corazón en dulce morada. ¡Feliz Navidad!” dice el inicio de la carta que ha recibido del pequeño Ángel, de tan solo 9 años. La mira ilusionada, con emoción y alegría.

Pero ella ya es toda una veterana en esto y en una conversación telefónica mantenida con LA GACETA explica que ya recibió una misiva el pasado año, cuando arrancó la iniciativa. “Me escribió un niño de la misma edad que mi nieto Alberto. Me emocioné al leerla y yo le respondí contándole cosas de él”, relata. Elena indica que los últimos meses están siendo algo duros por la pandemia y precisamente que la carta llegara la pasada Navidad, cuando las restricciones por el gran número de contagios hizo que la mayoría de los residentes no pudieran irse a casa a celebrar las fiestas con los suyos, fue un soplo de aire fresco.

Por ello, “confía” que “cuando todo esto pase” los niños puedan hacerles una visita al centro y pasar un rato agradable. “Sería bonito conocernos en persona”, reconoce ilusionada. En definitiva, un encuentro que grandes y pequeños desean y esperan que no tarde en llegar.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png