25 septiembre 2020
  • Hola

“El futuro del sector agroalimentario pasa por la calidad, la innovación, la tecnología y la sostenilidad”

El viceconsejero de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente, en el tercer encuentro del “Libro Blanco” de LA GACETA

15 sep 2020 / 15:12 H.

El futuro del sector agroalimentario centró este martes la tercera mesa de expertos organizada por LA GACETA, donde el viceconsejero de Desarrollo Rural y Director General del Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León, Jorge Llorente, insistió en los retos a los que tendrán que enfrentarse productores y empresas en la nueva realidad post COVID. “Lo que tengo claro es que como no mantengamos la calidad, no innovemos, no incluyamos tecnología y no seamos sostenibles no vamos a poder estar en la cresta de la ola”, señaló.

El primer reto del sector agroalimentario, como señaló el viceconsejero, pasa por el relevo generacional, “fundamentalmente en el caso de jóvenes y mujeres”, por lo que recordó el esfuerzo inversión en ayudas que desde la Junta se viene haciendo en los últimos años. “En Salamanca se han incorporado 107 jóvenes, de los que 30% son mujeres, que han recibido 6,6 millones de euros.” La formación y el conocimiento también deben marcar la hoja de ruta en explotaciones y empresas “para lo que habrá que seguir insistiendo mucho en la transferencia tecnológica”, insistió Llorente.

“El futuro del sector agroalimentario pasa por la calidad, la innovación, la tecnología y la sostenilidad”

La competitividad unida a la sostenibilidad es otro de los retos a los que deberá enfrentarse la agroalimentación. “Hay que ser competitivo y a la vez respetar los recursos que tenemos”, señaló el viceconsejero, antes de recordar la importancia de condicionantes como la seguridad alimentaria y el bienestar animal.

Llorente se refirió también a la cada vez mayor importancia de modernizar el sector, llevando a cabo concentraciones parcelarias y modernizando regadíos, y también realizando inversiones de manera individual en explotaciones e industrias. La calidad debe ser otro de los ejes sobre los que debe pivotar el futuro del sector: “Hablamos de calidad nutricional, saludable, funcional, medioambiental y social, aunque como tengamos un fallo sanitario todo se puede ir al traste. Por eso no podemos relajarnos en seguridad alimentaria”, afirmó.

La diversificación de productos y la exportación son otros de los retos del sector agroalimentario. “No nos comemos todo lo que producimos en Castilla y León y eso nos obliga a exportar y ser competitivos”, aseveró.

Por último, el viceconsejero insistió en la importancia de seguir trabajando en el equilibro de la cadena de valor “donde el productor sigue siendo el eslabón más débil”, además de seguir innovando e investigando para continuar avanzando y demostrando que Castilla y León es líder en agroalimentación.